Un hombre acumula 89 detenciones por pequeños hurtos en Oviedo mientras pide limosna

Actualizado 05/12/2014 21:16:40 CET

OVIEDO, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido a un hombre acusado de sustraer un teléfono móvil en Oviedo. Con esta, el detenido, que aprovecha los despistes de quienes le dan limosna, acumula 89 detenciones por casos similares.

Según ha indicado la policía en nota de prensa, el acusado siempre repite el mismo procedimiento: pide limosna, le invitan a unos pinchos y mientras los está comiendo sustrae el teléfono móvil a las víctimas.

El hombre es un "conocido delincuente" que habitualmente se dedica a pedir en la zona centro de Oviedo y comete pequeños hurtos. En esta ocasión el acusado entró en un bar solicitando limosna asegurando que no había comido en todo el día. Una pareja que estaba cenando le dijo que dinero no le daba pero que le invitaban a unos pinchos.

El delincuente se sentó al lado de la pareja y mientras daba cuenta de los pinchos fue sorprendido por el hombre cuando introducía la mano en el bolso de la mujer y se había apropiado de la cartera. La pareja muy ofendida le exigió que abandonara el bar. Cuando ya se había marchado la mujer se dispuso a realizar una llamada con su móvil y se dio cuenta que había desaparecido.

Avisada la policía, enseguida supieron quien era el autor por la descripción que facilitaron. Cerca del lugar fue localizado pero ya no tenía en su poder el teléfono, que según la víctima tenía un valor superior a los 400 euros.

MADRE E HIJA ROBAN EN SEIS TIENDAS DE ROPA

Por otro lado, la Policía Nacional ha detenido a una mujer por robar junto a su hija, de 15 años, en seis tiendas de ropa en Oviedo. Ambas entraban en las tiendas y cuando salían se metían en el portal más cercano e introducían algo en una bolsa que portaba la niña.

Cuando se dirigían hacia la estación de Renfe fueron interceptadas por los policías y al revisar las bolsas que portaban aparecieron siete prendas de ropa con etiquetas de seis tiendas distintas.

Dado que el valor en etiqueta de las prendas no alcanzaba los 400 euros se les imputó una falta de hurto y la madre fue citada para un juicio inmediato de faltas. De la menor se dio cuenta a la fiscalía de menores. Las prendas fueron devueltas a sus propietarios que presentaron una denuncia por la sustracción.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies