Un hombre se enfrenta a 15 meses de cárcel y cerca de 3.000 euros de multa por una trampa para capturar aves

 

Un hombre se enfrenta a 15 meses de cárcel y cerca de 3.000 euros de multa por una trampa para capturar aves

Publicado 24/04/2017 14:50:07CET

OVIEDO, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita una condena de 15 meses de cárcel y una multa de 2.880 euros para un acusado de tener en su finca de Ujo (Mieres) una trampa para capturar aves, con un jilguero vivo como reclamo, y varios pájaros de una especie protegida. La vista oral se celebrará mañana, 25 de abril, en el Juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo, a las 11.00 horas.

El Ministerio Fiscal sostiene que el acusado, en fechas no determinadas pero en todo caso durante el mes de septiembre de 2015 al menos, guiado por el ánimo de capturar cualquier especie de ave silvestre, colocó en su finca de Villar de Ujo, termino municipal de Mieres, tres redes muy finas colocadas de forma vertical y sujetas a varias barras de hierro, así como un hierro clavado en el suelo, al que había acoplado un palo a modo de balancín en el que en un extremo estaba cogido una cuerda y, en el otro, la pata de un jilguero vivo, como reclamo. A éste se unía otro jilguero dentro de una jaula que había colocado dentro del recinto. A unos tres metros de éste, en un frutal, había colocado tres palos impregnados de pegamento.

En el momento de la actuación policial, fueron localizados en la finca 63 jilgueros (carduelos carduelos), 6 pardinos (carduelis cannabina), 4 verdecillos (serinus serenus) y 5 camachuelos (pyrrhula pyrrhula). La especie de los camachuelos se encuentra incluida dentro del listado de especies silvestres en régimen de protección especial, de conformidad con el Real decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del listado de especies silvestres en régimen de protección especial y del catálogo español de especies amenazadas, estando legamente expresamente prohibida cualquier actuación hecha con el propósito de darles muertes, capturarlos, perseguirlos o molestarlos, así como la de poseer, naturalizar, transportar, vender, comercializar o intercambiar los mismos o sus propágalos o restos.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la fauna y solicita que se condene al acusado a una pena de 15 meses de prisión e inhabilitación especial para profesión u oficio relacionado con la fauna, así como la inhabilitación especial para el ejercicio del derecho a cazar o pescar por tiempo de 2 años; inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de privación de libertad; y 8 meses de multa, a razón de 12 euros día, con responsabilidad personal subsidiaria de 1 día de privación de libertad por cada 2 cuotas impagadas, e inhabilitación especial para el derecho a cazar o pescar por tiempo de 2 años, así como el pago de las costas procesales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies