Un hombre se enfrenta a quince años de prisión por agredir sexualmente a una niña

 

Un hombre se enfrenta a quince años de prisión por agredir sexualmente a una niña

Publicado 30/06/2017 13:28:41CET

La pequeña habría sufrido los abusos desde que tenía ocho años y a los doce decidió contárselo a su madre, pareja del presunto agresor

OVIEDO, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita 15 años de prisión para un procesado por agredir sexualmente durante años en Oviedo a una niña de ocho años, hija de su pareja. El juicio se celebrará este lunes, 3 de julio, en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Asturias, con sede en Oviedo, a las 10.30 horas.

Desde el año 2004, el procesado tenía una relación sentimental con mujer. Dado que ella trabajaba como empleada del hogar interna en Castrillón y él como camarero en Oviedo, ambos convivían los fines de semana y los periodos de vacaciones en el piso que el acusado tenía alquilado en Oviedo. Junto con ellos vivían una hija común de la pareja y otra hija fruto de una relación anterior, nacida en 2002.

Esta última realizaba sus estudios en un colegio de Castrillón y los fines de semana, de viernes por la tarde a domingo, iba a Oviedo con su madre y residía con el acusado en el piso. Desde el año 2012, la niña pasaba en Oviedo junto con el acusado, a solas con él en el domicilio, los periodos de vacaciones escolares, sin la presencia habitual de su madre, que seguía trabajando fuera.

El Ministerio Fiscal sostiene que, aprovechando esta situación de convivencia, desde que la menor tenía ocho años, el procesado, en los momentos en que estaba solo con ella, comenzó a realizarle tocamientos. Cuando la niña se negaba, él la castigaba quitándole todas las cosas, le arrancaba las hojas de los cuadernos, la pegaba y la amenazaba con quitarle las fotos que tenía de su padre biológico.

A partir del mes de agosto del año 2013, cuando la menor contaba con 11 años, el procesado comenzó a mantener con ella relaciones sexuales completas, situación que se producía con frecuencia semanal e incluso en más de una ocasión a la semana. La menor guardó silencio y no le contó a nadie lo que le ocurría.

Siempre según el escrito del fiscal, la situación persistió durante las vacaciones de verano de 2014, hasta que la niña se lo contó a su madre quien, el 14 de septiembre de 2014, la llevó al Hospital Universitario Central de Asturias. En el análisis de ropa interior de la menor se hallaron restos genéticos del acusado y de la menor.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito continuado de abuso y agresión sexual a menor y solicita que se condene al procesado a 15 años de prisión, inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, pago de las costas y pago de una indemnización de 20.000 euros a la menor.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies