Investigan a un vecino de Peñamellera Alta por el envenenamiento de un quebrantahuesos en Picos de Europa

Publicado 08/07/2018 12:01:14CET

OVIEDO, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil investiga a un vecino de Peñamellera Alta por un delito contra la fauna como consecuencia de la muerte por envenenamiento de una hembra de quebrantahuesos en Picos de Europa. El animal formaba parte del proyecto 'Life+ Red Quebrantahuesos', según indica la Benemérita en nota de prensa.

En los rastreos llevados a cabo por el Seprona, se ha contado con la colaboración de una unidad canina detectora de veneno del Principado de Asturias, así como con técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y guardas del medio natural. El investigado es arrendatario de una cabaña donde se encontró un bote cuyo contenido coincidía con el que le produjo la muerte al ave.

En la tarde del 5 de abril, dos técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos localizaban en la zona conocida como Llavandes, en el término municipal de Peñamellera Alta, un ejemplar muerto de una hembra de Quebrantahuesos, especie protegida por hallarse en peligro de extinción, remitiendo sus restos al Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos con sede en Ciudad Real para su necropsia y análisis toxicológico.

La hembra de quebrantahuesos hallada muerta, a la que se le dio el nombre de 'Julia', había nacido el 21 de febrero de 2016 tras un periodo de incubación artificial en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, siendo liberada en terrenos del Parque Nacional de los Picos de Europa el 20 de julio de 2017, en el marco del proyecto 'Life+ Red Quebrantahuesos' que desarrolla la mencionada Fundación.

El Seprona de esta Comandancia de Gijón activó el protocolo de actuación en materia de cebos envenenados por si pudiera ser el envenenamiento del ave la causa de su muerte, realizándose multitud de batidas por la zona con el apoyo de la Unidad Canina detectora de veneno del Principado de Asturias.

En la mañana del 19 de abril, en una de estas batidas, se encontró un bote de cristal escondido en un hueco de la pared de piedra de la ventana de un pajar de una cabaña ganadera ubicada en Alles, término municipal de Peñamellera Alta. El contenido de dicho bote, al ser marcado por el perro detector de veneno, se remitió al Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil, determinando tras su estudio, que se trataba de una sustancia denominada "carbofurano", producto fitosanitario prohibido por ser letal para los animales.

El carbofurano se trata de un plaguicida usado como insecticida de amplio espectro para el control de insectos, en una gran variedad de cultivos, quedando prohibido su uso desde 2007 por la UE.

Por otra parte, con la recepción de los resultados de la necropsia realizada al ave, y cuyo análisis toxicológico del contenido gástrico confirmaba la presencia también del mismo producto en concentración elevada, se confirmaba el diagnóstico inicial de la muerte del ave por intoxicación o envenenamiento.

Por todo ello, el pasado 2 de julio se procedió a la toma de manifestación en calidad de investigado de B.E.M., por un supuesto delito contra la fauna. El hombre tenía arrendada la cabaña en la que se localizó el carbofurano. Las diligencias han sido remitidas a la Fiscalía Superior del Principado de Asturias quien había iniciado diligencias de investigación de los hechos sucedidos.