Este jueves se reanuda el juicio del médico acusado de traficar con morfina

Publicado 25/06/2015 5:49:59CET

El acusado negó los hechos de los que se le acusan e insiste en que administraba el cloruro mórfico

OVIEDO, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El juicio por el médico acusado de traficar con morfina se reanuda este jueves en la Audiencia Provincial de Oviedo, tras faltar tres de los testigos citados para la vista el pasado 11 de junio.

En la primera sesión del juicio el acusado manifestó que "si recetaba tantos envases de cloruro mórfico era por problemas de almacenaje", ya que al no tener caja fuerte para custodiarlo destruía los envases que no usaba a diario, al acabar la jornada. Ha destacado que mientras en la seguridad social tienen cajas fuertes para custodiarlos, el recogía por la mañana los envases y por la noche destruía la caja "porque no quería quedarse con nada". Ha indicado que llegado el caso compraba cajas de diez ampollas y si no las usaba "destruía nueve por la noche".

A preguntas de la fiscal, el acusado ha reconocido que siempre administraba él mismo a los pacientes la morfina porque se había encargado de ello ya que las enfermeras no disponía de las agujas específicas con las que se administraba dicha medicación. No obstante ha incidido que lo administraba "con responsabilidad".

TESTIGOS

De los seis testigos citados únicamente han acudido tres en la primera sesión, una de ellas la médica de cabecera de una de una de las pacientes ingresada en el centro Casta, donde trabaja el acusado y que fue medicada con morfina que dijo que "no sabía que esa mujer estaba recibiendo morfina" ya que ella le había pautado otra medicación que consideraba era suficiente tratamiento. Preguntada si el acusado debería haberle informado, la doctora no ha sido clara. "No sabría decirle si sería lógico que me comentase que le estaba dando morfina. Es difícil de decir, no estaría obligado pero por cortesía debería decírmelo", ha dicho.

Por su parte el gerente del Centro Casta, ha justificado el comportamiento del acusado y ha asegurado que "era normal que él recogiese la morfina que recetaba" porque ha destacado que era más adecuado para la organización.

Otro de los testigos llamados a declarar, el Presiente Colegio de Médicos Asturias, ha indicado que una vez recibido por parte de Fiscalía la petición del informe para conocer si había o no mala praxis, la Comisión Deontológica consideró que no había ningún motivo para elaborar ningún informe. Por ello el acusado siguió prescribiendo y recogiendo el mismo número de talonarios de recetas ya que no había razón para negárselas.