La jueza dicta orden de alejamiento y custodia policial para el presunto agresor de su compañera en Gijón

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

SIGUE INGRESADO EN JOVE

La jueza dicta orden de alejamiento y custodia policial para el presunto agresor de su compañera en Gijón

Publicado 14/11/2016 14:49:34CET

La mujer se recupera "favorablemente" de las lesiones causadas en la cabeza por golpes con un martillo y un punzón

OVIEDO, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La titular del juzgado de violencia contra la mujer de Gijón ha dictado como medidas cautelares una orden de alejamiento y custodia policial para el presunto autor de una agresión a su compañera sentimental la tarde del viernes en la calle Luis Braille. Una vez que reciba el alta médica de la Unidad de Psiquiatría del Hospital de Jove pasará a ser detenido judicial.

Por su parte, la mujer se recupera "favorablemente", también en el Hospital de Jove, de las cinco heridas contusas craneales y en la base del cuello que padece como consecuencia de la agresión con un martillo y un punzón.

R.A.P., de 63 años, carece de antecedentes policiales y tampoco existían denuncias previas por violencia de género, según indican desde la Policía Nacional.

Cuando los agentes acudieron a la llamada encontraron a la víctima en las escaleras intentando escapar del domicilio y pidiendo ayuda a los vecinos. La mujer, de 65 años, presentaba heridas sangrantes en la cabeza aunque se mantenía consciente y ella misma les indicó que su pareja la había golpeado con un martillo cuando se encontraba acostada en la cama.

De inmediato, los policías detuvieron al presunto agresor, compañero sentimental de la herida, "quien no ofreció resistencia a la detención, aunque mantenía un discurso incoherente, balbuceante y no respondía a las preguntas". Ante los síntomas de encontrarse afectada su capacidad cognitiva, fue trasladado al Hospital de Jove donde permanece ingresado en el servicio de Psiquiatría.

En la inspección ocular, los agentes determinaron que la mujer había sido agredida en el dormitorio principal donde había restos de sangre y un mechón de pelo. También localizaron en el interior de un cajón un martillo de cabeza redondeada y un punzón metálico con restos de sangre, armas presuntamente utilizadas en la agresión de la mujer.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies