El juicio por una agresión sexual a una mujer en Oviedo queda visto para sentencia

Publicado 12/04/2018 18:53:28CET

OVIEDO, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

El juicio celebrado a puerta cerrada este jueves en Oviedo por una agresión sexual a una mujer y por abuso sexual a dos menores en Oviedo ha quedado visto para sentencia este jueves. Por la agresión sexual, tanto acusación como Fiscalía piden 10 años de prisión para el acusado; en el caso de los delitos de abuso sexual a dos menores, Fiscalía pide 4 años de prisión por cada uno.

Según ha explicado la abogada de la acusación, Ana María González, de la asociación Cavasym, no ha admitido ni la reparación del daño, ni el perdón, ni el reconocimiento de los hechos, causas todas ellas que la defensa solicitaba como atenuantes. Únicamente Fiscalía a retirado el agravante de alevosía.

El abogado de la defensa, José María Muñiz Somolinos ha explicado, en declaraciones a Europa Press, que el acusado reconoce, respecto al primer delito por el que se le juzga que sí hubo un abuso sexual, pero no una agresión, ya que según el procesado no hubo violencia. Además, ha destacado que su cliente se sometió voluntariamente a la prueba de ADN, algo que la acusación niega.

Respecto a los delitos de abusos sexuales a dos menores, según la defensa, una de ellas ha ofrecido versiones contradictorias durante toda la investigación, y la otra, según ha explicado Muñiz Somolinos, ha reconocido que "solo" le subió un poco la falda, por lo que la defensa ha admitido subsidiariamente un delito leve de coacciones.

El Ministerio Fiscal ha sostenido que, sobre las 06.23 horas del día 24 de abril de 2014, el procesado, al observar que la mujer se acababa de bajar de un taxi y se dirigía al portal de su casa, en Oviedo, decidió bajarse del vehículo desde donde la estaba observando y entrar detrás de ella.

Una vez que la mujer había subido tres peldaños de la escalera y abierto una nueva puerta que da acceso a un descansillo, se abalanzó sobre ella por la espalda, cogiéndola fuertemente del cuello y lanzándola contra suelo, donde la agredió sexualmente. A continuación se dio a la fuga. La víctima no sufrió lesiones.

Nuevamente, sobre las 14.45 horas del día 13 de octubre de 2016, el procesado, al observar que la menor, que en aquel momento tenía 14 años, entraba en el portal de su vivienda, en Oviedo, decidió entrar detrás de ella. Ya en el interior le pidió que le ayudara a atarse los zapatos porque, dijo, le dolía la espalda, a lo que la menor se negó, entrando en el ascensor, en donde se introdujo también el procesado.

Una vez allí se abalanzó sobre ella tratando de besarla, procediendo entonces la menor a empujarle y gritar. A pesar de ello el procesado le metió la mano por debajo de la falda y le tocó los genitales, dándose a la fuga a continuación. La víctima no sufrió lesiones.

Finalmente, sobre las 14.33 horas del día 29 de noviembre de 2016, el procesado, tras observar desde el vehículo en un paso de peatones cómo la menor de edad, que entonces tenía 12 años, se dirigía al portal de su vivienda, en Oviedo, decidió dejar el coche parado en doble fila y entrar detrás de ella. Allí le dijo que si le podía atar los zapatos porque estaba mal de la rodilla, accediendo a ello la niña.

En ese momento el procesado le introdujo la mano por debajo de la falda, tocándole los genitales, momento en que la menor comenzó a gritar y corrió a su casa. El procesado huyó a continuación. La víctima no sufrió lesiones.