Mariano Marín: "Soy una persona que no tengo ningún tipo de condicionante ni atadura"

Mariano Marín (PP)
Foto: EUROPA PRESS
Actualizado 28/01/2015 14:15:30 CET

"Yo no excluyo a nadie", asegura respecto a los críticos del partido y al Grupo Popular

   GIJÓN, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El candidato a presidir el PP de Gijón, Mariano Marín, ha dejado claro este miércoles que se presenta al Congreso Extraordinario local 'popular' del próximo 7 de febrero con ánimo de enderezar y unir el partido, sin que su candidatura esté dirigida por nadie. "Soy una persona que no tengo ningún tipo de condicionante ni atadura", ha defendido en una entrevista concedida a Europa Press.

    Así lo ha remarcado Marín, abogado de profesión, frente a las voces del sector crítico del PP que lo tildan de candidato oficial del partido, como sucesor de David González Medina, ganador del Congreso del pasado 18 de octubre que fue anulado judicialmente y que ha renunciado a volver a presentarse.

   "Ni dependo de nada ni de nadie", ha reiterado. "Yo no soy el candidato oficial", ha insistido, para recalcar que comunicó a la Dirección regional y local del partido su intención de presentarse "por educación".

   Sobre por qué deberían votarle, se ha definido como una persona "discreta", a la que no le gusta la polémica y sí el trabajo, y que buscará el consenso entre los afiliados. Ha incidido en que viene de un año de trabajo como militante y se ha desligado del origen de la crisis en el PP gijonés.

   Con todo, Marín ha explicado que fue hace un año cuando se "sensibilizó" con la situación que atravesaba el PP y que era necesario enderezar. No obstante, ha remarcado que fue el empezar a trabajar en el partido y encontrarse con gente "fabulosa y con muchas ganas de trabajar" lo que le llevó a la conclusión de que era una persona que "encajaba bien con todo el mundo".

   La decisión de presentarse, sin embargo, llegaría más tarde, tras la convocatoria del nuevo Congreso y una vez que se oficializó la renuncia de Medina a presentarse. De hecho, si Medina se hubiera presentado hubiera colaborado con él y no optaría a la Presidencia. No en vano, Marín pertenecía a la Junta Local anulada por la sentencia y formaba parte de la Comisión de Seguridad Ciudadana.

    Según él, su candidatura no se puede entender como una crítica a la gestión de Medina, "para nada", ha apostillado "Me veía preparado para presentar mi candidatura", ha señalado. Es más, si sale elegido retomará el trabajo donde se había dejado, con las comisiones y juntas de distrito, y la parte del programa electoral ya elaborado. También contará con la gente que estaba participando, y de la que ha destacado que se les veía unas ganas de trabajar "tremendas", y con otras personas que ha visto "muy válidas".

   En este caso, ha insistido en que la idea es retomar el programa electoral a partir del 7 de febrero "a toda velocidad", a opinar que incluye propuestas que van a gustar. "No se puede perder todo ese trabajo", ha recalcado.

NINGUNA IRREGULARIDAD

    Preguntado sobre la sentencia que anuló el Congreso del pasado octubre, ha asegurado que no vio "ninguna irregularidad" y que el fallo judicial "está plagado de meras opiniones". "No veo fundamentos jurídicos", ha reiterado del fallo judicial. Pese a ello, ha señalado que la decisión de convocar el nuevo congreso fue "lo correcto", ya que el recurso no se habría resuelto hasta más o menos un año y desde el punto de vista político, según él, no es conveniente esa inseguridad.

   Unido a ello, ha rechazado la idea defendida desde el sector crítico de que el Congreso Extraordinario "nace viciado", al asegurar Marín que se rige por normas "perfectamente lógicas", que cumplen los Estatutos y que son las que hay que respetar. "No veo motivo para que nadie dimita", ha señalado, además.

   Respecto al censo del partido, cuya prohibición a poder consultarlo fue una de los puntos en los que se basó la nulidad del Congreso, ha indicado que el partido le da acceso a él y en los términos en los que se marquen "tendré que consultarlo", ha asegurado. "Es lo lógico", ha indicado, a lo que ha incidido en que si hubiera otro candidato, también podría hacerlo.

   Sobre su paso por Foro como militante, ha apuntado que si bien en un principio cuando se creó le dio "buena impresión", al poco tiempo vio que no funcionaba como él creía y que no se facilitaba la participación de los afiliados. "No me gustó, quedé descontento", ha reconocido.

   Por este motivo, ha avanzado que quiere potenciar en el PP la participación de los afiliados, algo que ha señalado que ya estaba apreciando en estos últimos meses, ya que había un "ambiente muy bueno" en la sede. Para ello, si es elegido piensa contactar con todo el mundo.

"NO EXCLUYO A NADIE"

   En este punto, no ha visto conveniente esa "absoluta desconexión" entre el partido y el Grupo Municipal Popular, una cuestión que se debe solucionar "inmediatamente". Marín ha señalado si es presidente intentará hablar con ellos para llegar a una solución. "Yo no excluyo a nadie", ha asegurado.

   Y aunque ha confesado que esa tarea es para él "un reto", lo ha visto también como una obligación que no puede descuidar para transmitir la imagen de un PP que funciona, donde no hay polémicas ni malos modos. Eso sí, si los actuales ediles no quieren colaborar con el partido, ha adelantado que este tiene personas "válidas". "Ellos no están excluidos", ha reiterado, en cambio.

   En su opinión, aunque todo lo ocurrido no ayudó a la imagen del partido, se ha mostrado seguro de que hay tiempo suficiente a partir del 7 de febrero para que los ciudadanos vean que se presentan propuestas que son "atractivas" y que hay otra forma de hacer las cosas.

   No ha querido entrar a valorar, por otro lado, si la gestora se prolongó mucho en el tiempo, al incidir en que él no estaba cuando se nombró. Tampoco ha opinado sobre las razones del candidato que en su día impugnó el Congreso, Ignacio Riestra. Se ha limitado a decir, sin embargo, que fue una decisión personal de Riestra, aunque ha admitido que hubiera sido mejor llegar a un acuerdo.

    Preguntado sobre si se ve también como candidato a la Alcaldía, ha indicado que en esa cuestión no puede entrar ya que ahora está centrado en el Congreso del próximo 7 de febrero y la candidatura la determinará el Comité Electoral. "No tengo opinión, confío en lo que decidan", ha indicado.

NINGÚN ENEMIGO

   Marín, asimismo, ha confiado en poder compatibilizar el trabajo de abogado con la Presidencia del partido si es que sale elegido. "Tengo tanta ilusión por mi trabajo como abogado como por mi etapa política"

   Respecto a su visión de la ciudad, ha lamentado que la ve "parada", aunque ha matizado que en los últimos meses Foro parece estar quemando "los últimos cartuchos" con inversiones como la peatonalización de calles. Marín ha apostado por dinamizar Gijón, ya que es la ciudad más importante de Asturias.

   En cuanto a su opinión sobre la alcaldesa gijonesa, Carmen Moriyón (Foro), ha asegurado que la respeta como profesional. "No la veo como una enemiga, ni mucho menos", ha remarcado. "No veo a nadie como enemigo", ha puntualizado. Dicho esto, no ha querido aventurar posibles pactos postelectorales, a lo que ha recalcado que ahora está centrado en optar a la Presidencia.