Más de la mitad de las víctimas de accidentes de tráfico en Asturias durante 2012 sufrió un esguince cervical

Actualizado 20/05/2013 20:28:06 CET

OVIEDO/MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Más de la mitad (51,9%) de las víctimas de accidentes de tráfico en el Principado de Asturias durante 2012 sufrieron un esguince cervical en el siniestro, lo que sitúa a la comunidad como la tercera con más casos de este tipo, sólo por detrás de Murcia (59,42%) y Cantabria (53,76%).

La media nacional se sitúa en un 43%, según un informe publicado por el Centro de Estudios de Seguridad Vial creado por Ponle Freno (iniciativa del grupo Atresmedia) y la aseguradora Axa.

En general, el estudio señala "una tendencia al alza" de lesiones de esguince cervical, con un aumento de ocho puntos porcentuales respecto a 2011 de media.

"La tendencia al alza de las lesiones cervicales nos indica que es necesario reforzar el trabajo en la prevención, con gestos sencillos como colocar correctamente el reposacabezas y mantener la distancia de seguridad", apunta el director general del Centro de Estudios de Seguridad Vial, Josep Alfonso.

COMPARATIVA POR CCAA

Según el informe, tras Asturias se situaron Andalucía (49,82%); País Vasco (44,88%); Comunidad Valenciana (43,57% y Baleares, con 41,56%. Mientras, donde menos casos de este tipo se registraron fue en Canarias (31,6%), Castilla-La Mancha (33,7%) y Madrid (35,4%).

El informe está realizado con una base muestral de 46.035 víctimas de accidentes de tráfico en 2012, a partir de los datos internos de Axa. El Centro de Estudios Ponle Freno-Axa es un proyecto que nace tras la entrada de la aseguradora Axa como socio estratégico de Ponle Freno.

CONSEJOS

Entre los consejos para evitar este tipo de lesiones: comprobar que la altura del reposacabezas esté en línea con la parte superior de la cabeza, ajustar el respaldo del asiento para que el reposacabezas quede lo más cerca posible de la cabeza pero sin que ésta se apoye o situar el respaldo lo más vertical posible y no separar la espalda de él.

Además, en el caso del conductor, es recomendable estar atento al retrovisor para poder anticiparse a un posible alcance trasero y tensar el cuerpo ante un posible choque.

Una vez que se ha sufrido un latigazo cervical, los médicos rehabilitadores recomiendan retirar el collarín cervical en 24 o 48 horas como máximo si se ha colocado sin existir subluxación o fractura vertebral. Si no existe contraindicación, iniciar lo antes posible una rehabilitación que incluya, siempre, ejercicios simples y progresivos que deberían poder hacerse 2 o 3 veces al día en el domicilio del paciente.

Iniciar lo antes posible las actividades cotidianas que no supongan una sobrecarga sobre la zona cérvico-dorsal o evitar posiciones mantenidas de la columna cervical durante periodos prolongados de tiempo (muchas horas frente al ordenador, conducir de forma continuada), son otras de las recomendaciones más comunes.