Moriyón, en el juicio contra el notario Ángel Luis Torres por amenazas: "Tengo miedo"

Carmen Moriyón y Ángel Luis Torres
EUROPA PRESS
Publicado 25/06/2015 15:51:36CET

   La acusación particular pide una multa por una falta contra el orden público y una de amenazas leve y la defensa su libre absolución

   GIJÓN, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, se ha ratificado este jueves en su denuncia contra el notario Ángel Luis Torres, del que se ha dicho sentir "amenazada", en el juicio de faltas celebrado en el Juzgado número 4 de Instrucción de Gijón, por unos hechos ocurridos durante un acto público en los que supuestamente este le dijo: "ya te queda poco, y de eso me voy a encargar yo". "Tengo miedo, y nada más, es lo que sentí aquel día", se ha reafirmado.

   Por esos hechos, la Fiscalía ha solicitado para el notario el pago de una multa por una falta contra el Orden Público de 20 días, a razón de 30 euros diarios. Una cuantía que la acusación particular ha elevado a 50 euros día, además de pedir otra multa de 10 días a razón de 50 euros diarios por una falta de amenazas leve.

   El letrado de la defensa, Marcelino Abraira, por su lado, ha solicitado la libre absolución de su cliente, que en todo momento ha negado que usara un tono amenazante para dirigirse a la alcaldesa, sino coloquial. Y aún a mayores, ha remarcado que tanto Moriyón como los testigos de la acusación han incurrido en una serie de contradicciones, por lo que ha solicitado que se estudie un posible caso de denuncia falsa y falso testimonio.

   Respecto a los hechos, la regidora ha sostenido que acudió al acto de entrega del Premio Gijón Ciudad Abierta, que organiza la Cadena Ser, en el Centro de Cultura Antiguo Instituto, el pasado 24 de marzo. Poco antes de su turno de palabra, vio como el notario se acercó a la columna más cercana al escenario y con "las manos en el bolso y riéndose", la llamó "impresentable" y otras cosas que no pudo entender, a lo que una periodista le pida Torres que se callara.

   No obstante, durante el vino español ofrecido después, el notario fue acercándose a ella en diversas ocasiones con la misma actitud, cuando en voz "alta y amenazante", según la alcaldesa, el notario le dijo "que poco te queda y si no ya me encargaré yo".

   Moriyón ha reconocido que leyó su discurso "muy nerviosa" y que debido a los hechos "estaba pasada", hasta que el jefe de Protocolo del Ayuntamiento la cogió del brazo y le dijo que se fueran, al tiempo que la jefa de Prensa municipal avisaba al entonces concejal de Desarrollo Económico y Empleo, Fernando Couto -actual portavoz de Gobierno municipal-- de lo que pasaba.

UN TRAUMA

   "Tengo un trauma con mi vida personal y profesional", ha señalado la regidora con respecto al notario, con la voz entrecorta y llorosa y visiblemente afectada. De hecho, ha confesado tener "miedo" y ha recalcado que en cuatro años no le ha pasado nada por razón de su cargo. También ha indicado que ya había tenido otras ocasiones en las que se había sentido amenazada por Torres, con el que guarda una mala relación desde hace años, a lo que ha añadido que si puso la denuncia dos días después de los hechos fue porque la animó su familia.

   Muy distinta ha sido la versión del notario, quien ha remarcado que fue al acto invitado y que se colocó en la columna porque llegó tarde y se puso donde pudo. Pese a ello, ha negado que llamara "impresentable" a la alcaldesa, a la que sí le dijo, "ya te queda poco, ¿eh?". Y al responderle ella "ya, ya", él insistió diciendo "poquico, poquico". "Sonrió y todo", ha apuntado sobre la alcaldesa, para luego reiterar que no hubo tono amenazante y que se refería a la proximidad de las elecciones. "Somos personas civilizadas", ha sostenido. "Yo confío en la Justicia, no me tomo nunca la Justicia por la mano".

   "No le hice ningún gesto", ha defendido Torres, quien ha asegurado que se dirigió a la alcaldesa como en "muchísimas" más veces en un tono "coloquial". Después se dio la vuelta y ya a la salida del acto uno de los agentes que escolta a la alcaldesa le pidió que se identificara. "A nadie le gusta que le identifiquen y menos en un acto público", ha señalado sobre las reticencias a entregar su documentación.

   Sobre esto último, Torres ha denunciado a Moriyón por tráfico de influencias por ordenar su identificación por estos hechos sin razón aparente, a su juicio. Asimismo, ha aludido a la amistad que les unió anteriormente, y por la que la avaló para la financiación de una clínica médica, y ha dicho tenerle "respeto" en su condición de alcaldesa.

   Dicho esto, ha opinado que si la regidora le ha denunciado tiene que ver con la petición de apertura diligencias previas contra ella solicitadas por el notario a la Fiscalía Anticorrupción. "Quiso amedrentarme y decir quién manda en Gijón", ha considerado sobre la denuncia juzgada en este día.

TONO AMENAZANTE

   En el juicio, además, han declarado los dos escoltas de la alcaldesa, los cuales han ratificado que Torres le indicó a Moriyón que ya le quedaba poco, tras lo que uno de ellos invitó al notario a abandonar el acto. "Se le desencajó la cara", ha apuntado uno de los agentes sobre la regidora tras los hechos, quien negó que fuera la alcaldesa quien les ordenara identificar al notario. Asimismo, han resaltado que una vez identificado, lo lógico es que informes en Comisaría del motivo, y de ahí la denuncia.

   En cuanto a la identificación, ambos policías han justificado que se esperara al término del acto para no alterar el orden, a lo que uno de ellos ha indicado que el notario mostró una actitud "chulesca y altanera" cuando se le pidió la documentación. Además, han negado que lo hicieron bajo órdenes de la alcaldesa, sino que su impresión era que era una persona "peligrosa" para la regidora.

   Otros testigos han sido el edil Fernando Couto, quien ha explicado que tras ser alertado por la jefa de prensa del Ayuntamiento se dirigió hacia donde estaba Moriyón y escuchó cómo el notario le decía "que poco te queda, Carmen", para luego insistir y decir "te queda muy poquito, de eso me encargo yo", en un tono, según el concejal "muy incomodo" para quien lo escucha e "intimidatorio". También ha relatado que vio a la regidora "incómoda".

   Por último, ha propuesta de la defensa, ha declarado un hombre que se encontraba en el acto para grabarlo en vídeo, y que ha señalado que él no vio nada. De hecho, en el juicio se ha puesto un fragmento del vídeo en el que el abogado defensor ha tratado de demostrar que no se escucha que el notario la llamara "impresentable" a la alcaldesa, como esta sostuvo.

   Durante la exposición de la calificación fiscal, el Ministerio Público ha insistido en que se trata de una falta contra el orden público y ha considerado una falta de respeto a la autoridad la forma en la que el notario se dirigió a Moriyón, como también ha destacado que esta hubiera tenido que abandonar el acto precipitadamente por culpa de estos hechos. Según el fiscal, los problemas privados deben solventarse en el ámbito privado, al tiempo que ha considerado probados los hechos.

   El abogado de la acusación particular, Luis Llanes, ha llegado a sostener que lo que hay es "una campaña absolutamente orquestada de desprestigio de Torres contra la alcaldesa", y ha añadido la petición de una falta de amenazas leve a la de contra el orden público.

   Por parte de la defensa, Abraira, que ha pedido la libre absolución y que se investigue si hubo denuncia falsa y falso testimonios de los declarantes de la acusación, ha incidido además en que los artículos por los que se quiere condenar a su cliente serán derogados o incluso suprimidos en el nuevo ordenamiento jurídico que entra en vigor el próximo 1 de julio, por lo que no serían ya de aplicación, toda vez que estamos a finales de junio y piensa recurrir en caso de sentencia condenatoria.