Ocho asturianas usan pulseras de localización para mantener alejados a sus posibles agresores

Actualizado 19/09/2010 12:02:38 CET

El Instituto Asturiano de la Mujer pide a Ministerio y Consejo que evalúen su implantación, cuando se cumple un año de su puesta en marcha

OVIEDO, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Ocho mujeres, víctimas de violencia de género, utilizan en el Principado de Asturias las pulseras de localización para agresores que el Ministerio puso a disposición de los juzgados de todo el país en julio del año pasado. Otros dos dispositivos han sido desactivados. Las ocho usuarias tienen un riesgo "medio o alto" de ser agredidas por sus ex parejas.

Según informaron fuentes del Gobierno regional a Europa Press, el primero de los brazaletes se entregó el 15 de septiembre del año pasado a partir de una resolución dictada por el Juzgado de Instrucción número 4 de Gijón, especializado en Violencia contra la mujer.

El sistema, que permite verificar el cumplimiento de las medidas de alejamiento de la víctima, está compuesto por una unidad de rastreo que porta la mujer y que está sincronizada con el transmisor de radiofrecuencia de su agresor, de tal modo que en cuanto el primero detecta la señal del transmisor del agresor, lo comunica automáticamente a la víctima y al centro de monitorización. Los tres dispositivos -las dos unidades de localización y el brazalete reciben el nombre de trío.

Por su parte, el centro de monitorización es el encargado de realizar las labores de seguimiento y control de los avisos que genera el sistema y sus posibles incidencias. Las alarmas son gestionadas por puestos de operación las 24 horas del día los 365 días del año.

Además, los transmisores se instalan en tobillo o muñeca y están equipados con un mecanismo de detección de manipulación que advierte e informa de cualquier intento por parte del agresor de desprenderse del mismo, ya sea abriéndolo o cortando la correa.

El objetivo de la herramienta es "hacer efectivo el derecho de la víctima a su seguridad, documentar el posible quebrantamiento de la medida de alejamiento y disuadir al agresor".

Desde el Instituto Asturiano de la Mujer, su directora, María Fernández Campomanes, ha valorado la utilidad del dispositivo como "una pieza más del sistema de atención y protección integral a las mujeres" y ha pedido a los órganos responsables del sistema -Ministerio, Consejo General del Poder Judicial y Fiscalía- que evalúen y mejoren su implantación, cuando se cumple un año de su puesta en marcha.

Cinco mujeres han perdido la vida a manos de sus parejas este año en Asturias. El número de víctimas en España se eleva a 48, lo que arroja una media de más de cinco muertes al mes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies