Pedro Sánchez (PSOE) reclama un pacto por la energía que incluya el carbón como reserva estratégica

Pedro Sánchez, en el centro
WEB DEL PSOE
Actualizado 21/03/2018 21:41:49 CET

OVIEDO, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha enunciado este miércoles en Oviedo las prioridades de su partido en materia energética. En Asturias, Sánchez ha reclamado un pacto por la energía en España que, entre otras cosas, suponga garantizar la autonomía y "considerar el carbón como reserva estratégica".

Frente a esa exigencia del PSOE, Sánchez ha criticado al Gobierno del PP por decir por un lado que apoya al carbón pero, al mismo tiempo, incumplir muchos acuerdos con los trabajadores de las explotaciones y con las cuencas mineras. Por ello, Sánchez ha exigido al PP que pase "de las musas al teatro" y que diga "cómo va a cumplir con los mineros" y qué va a hacer a partir de 2019 para garantizar las oportunidades "que merecen las cuencas mineras en Asturias, en Castilla y León y en Aragón".

Otro de los puntos que ha de incluir ese pacto por la energía, según Sánchez, es el de hacer frente al desafío del calentamiento global, pero ha advertido que también ha de contemplarse las condiciones que se han dar antes de plantear cierres.

"Cualquier cierre de la actividad energética que se produzca en cualquier lugar de nuestro país tiene que venir precedido de un acuerdo entre el Gobierno de España, los trabajadores, la empresa y las administraciones más próximas, es decir se tiene que propiciar una transición justa, con recursos económicos para que esa transición no signifique cerrar puertas a comarcas enteras", ha argumentado.

PENSIONES Y BANCA

Sánchez ha intervenido en Oviedo en una asamblea abierta sobre pensiones, donde ha defendido su propuesta para establecer un impuesto a las entidades bancarias para sostener el estado del bienestar. "Un sector que fue rescatado con dinero bolsillos contribuyente, es de justicia social que rescate el sistema pública de pensiones", ha señalado en una de las asambleas abiertas que está celebrando en diferentes puntos de España, en esta ocasión en Asturias.

Sánchez ha salido al paso de quienes critican esa idea, alegando que los bancos pueden repercutir ese impuesto en sus clientes. En primer lugar, ha señalado que con el sistema actual, con el Gobierno pidiendo créditos al Tesoro sí que lo pagan los ciudadanos y , en segundo término, ha dicho que el impuesto sería sobre el impuesto. "Lo van a tener difícil", ha indicado en relación a la posibilidad de esa repercusión al cliente.

De hecho, Pedro Sánchez considera que el impuesto que plantea "no es de izquierdas ni de derechas", sino de "justicia social". De hecho, ha explicado que el PSOE se ha fijado en gobiernos conservadores, como los de Reino Unido, o en el de Francia, a la hora de impulsar un impuesto a las transacciones financieras, que también defienden desde el PSOE.

"¿Cuál es la alternativa a los impuestos a la banca? ¿Seguir viviendo de crédito hasta que la derecha nos diga que el sistema público de pensiones es insostenible? Nosotros decimos que no", ha apuntado.

Sánchez ha dicho que todo lo que no sea derogar la reforma de las pensiones de 2013 será un "parche" y perjudicará a las personas que reciben esas prestaciones. Ha advertido de que, si sigue en vigor esa reforma, los pensionistas españoles perderán un 11% de poder adquisitivo en cinco años.