Piden dos años de prisión para un docente de Nava por abusar de un menor de 9 años de su colegio

Publicado 14/05/2018 17:59:16CET

OVIEDO, 14 May. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita dos años de prisión, cuatro de alejamiento, seis de inhabilitación para trabajar con menores y libertad vigilada durante tres años, además del pago de 3.000 por daños morales, para un profesor de Educación Infantil del concejo de Nava acusado de abuso sexual continuado a un menor de 9 años de su colegio. La vista oral está señalado para este martes, 15 de mayo, en el Juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo, a las 10.15 horas.

El Ministerio Fiscal sostiene que, desde el mes de septiembre de 2015, el acusado, nacido en 1983, era maestro interino de Educación Infantil en una localidad de Nava.

En fecha no concretada pero en torno a noviembre de 2015, el acusado comenzó a relacionarse con otros alumnos del colegio, de entre 6 y 12 años, con los que jugaba en ocasiones en el patio y a los que prodigaba abundantes besos y abrazos.

Una vez que, a través de este procedimiento, y aprovechando su condición de profesor, había ganado la confianza de un menor, de 9 años, alumno del colegio, comenzó, desde noviembre de 2015 hasta febrero de 2016, a mantener con él conversaciones a través de Skype durante las noches de los fines de semana.

En todas ellas, el acusado comenzaba hablando de cuestiones de interés del niño, como el fútbol o el colegio, pero desviaba luego la conversación a temas sexuales totalmente inapropiados y alejados de cualquier fin educativo o didáctico. Consciente de que tales conversaciones no eran adecuadas, el acusado recordó al niño que las cosas de que hablaban eran secretas.

Durante este espacio de tiempo, el acusado agasajó al menor con varios regalos de cierto valor que no eran propios de una relación profesor-alumno: mandos a distancia, un volante, unos pedales para la Play Station y diversos juegos.

El 9 de marzo de 2016, la madre del niño, al advertir que había disminuido el rendimiento escolar de su hijo y se había alterado su caligrafía y sospechar del uso que hacía de la tablet los fines de semana y de los regalos que recibía de su profesor, presentó denuncia ante la Guardia Civil.