Piden seis años de prisión para dos acusados de estafar a más de 100 personas en Langreo

Actualizado 22/09/2015 14:21:17 CET

OVIEDO, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita la condena de cuatro años de prisión para un acusado de estafar a más de 100 personas cuando trabajaba como agente de seguros en Langreo, así como el pago de indemnizaciones por más de 170.000 euros. El Ministerio Fiscal acusa además a una mujer, que presuntamente colaboró en alguna de las operaciones y pide para ella dos años de cárcel.

La vista oral contra la mujer está señalada para este miércoles, 24 de septiembre, en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial en Oviedo a partir de las 10.30 horas. El juicio se celebrará únicamente contra la mujer, ya que el hombre se encuentra en paradero desconocido.

La Fiscalía sostiene que el acusado fue agente de seguros de la entidad Catalana Occidente desde el 1 de septiembre de 2003 hasta octubre de 2008, desarrollando su actividad en un local en Langreo, propiedad de la empresa.

El acusado, en su calidad de agente de seguros de esa compañía, ofreció a una tía suya un plan de pensiones, dando ésta -en efectivo y en mano- al acusado dos entregas de 3.000 euros en junio y diciembre de 2006, una de 6.000 euros en junio de 2006 y otra más de 30.000 euros en mayo de 2005, como aportaciones al plan.

El acusado, a cambio, le entregó unos recibos firmados por él y con el sello de Catalana Occidente, así como un certificado con el número de la póliza y las condiciones de la misma, sellada y firmada por Catalana Occidente. No obstante, no llegó a formalizar la póliza ni a entregar las aportaciones a la aseguradora, incorporándolas a su patrimonio.

La mujer formuló una demanda de resolución de contrato frente a Catalana Occidente, que fue condenada a pagarle 76.086,41 euros por el capital entregado, intereses y gastos generados. La perjudicada ha renunciado a la indemnización a la que tuviera derecho.

Además, el acusado, con ánimo de obtener un beneficio ilícito, y también en su calidad de agente de Catalana Occidente, ofreció a un total de 79 personas diferentes seguros, sin llegar a abonar a la empresa aseguradora la mayoría de las cantidades obtenidas.

La también acusada comenzó a desarrollar sus funciones como agente de la compañía de seguros Vitalicio, configurándose como persona interpuesta, dado que quien gestionaba las pólizas era el otro acusado, que no podía figurar como agente de Vitalicio al serlo ya de Catalana Occidente.

Así, ambos, de común acuerdo y con ánimo de obtener un beneficio ilícito, realizaron operaciones con siete personas para Vitalicio, apropiándose presuntamente de las cantidades de las primas que recibían en metálico.

Posteriormente, una vez que finalizo su relación con el acusado y con seguros Vitalicio, la acusada continuó, con idéntico ánimo de lucro, realizando las mismas operaciones, con otras 24 personas.

Además, el acusado se presentó en el mes de octubre de 2009 en la oficina de la compañía Reale de la calle La Playa de Gijón, ofreciéndoles a una serie de personas como clientes para pólizas de seguro, ya que -según indicó- no podía proporcionarles nada que se acomodara a las características que requerían en los seguros que el acusado ofrecía.

De esta forma, se formalizaron cinco pólizas que fueron dadas de baja por la compañía por impago, ya que aunque los asegurados abonaron el importe de las primas en efectivo al acusado, éste no procedió a reingresarlo en la compañía. El acusado también suscribió otras tres pólizas con Allianz, que los asegurados pagaron pero que no entregó a la empresa. Ésta, ante los impagos, anuló los contratos.

La Fiscalía considera que los acusados son autores de un delito continuado de apropiación indebida o, alternativamente, de un delito continuado de estafa y solicita que se condene al acusado a cuatro años de prisión, el pago de una multa de 9 meses con una cuota diaria de 10 euros (2.700 euros), con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago, e inhabilitación para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y a la acusada a dos años de prisión, multa de seis meses a 10 euros diarios (1.800 euros), con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago, e inhabilitación para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.

El Ministerio Público solicita además que se condene al acusado a abonar una indemnización de 104.314,99 euros a Catalana Occidente, de 8.618,36 euros a Vitalicio y de un importe que suma 60.459,77 euros a los particulares perjudicados; y de forma conjunta y solidaria con la acusada a pagar un total de 5.506,17 euros a otros siete particulares perjudicados. Todo ello más los intereses legales correspondientes.