La Policía detiene a ocho miembros de un grupo organizado responsable de 33 robos, varios de ellos en Asturias

Actualizado 29/12/2009 12:26:53 CET

OVIEDO, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo organizado responsable de al menos 33 robos por toda España, con la detención de ocho de sus miembros, de nacionalidad argelina. De ellos, 6 robos fueron cometidos en Oviedo, 3 en Avilés y 2 en Gijón. También se han recuperado 50.000 euros en efectivo, 75 piezas de joyería y 23 relojes.

Los robos era realizados en domicilios de ciudadanos chinos que ocupaban cargos ejecutivos dentro de sus empresas. Según informó la Jefatura Superior de Policía de Asturias en nota de prensa, los ocho detenidos residían en la Comunidad Valenciana (6) y en Barcelona (2), pero se desplazaban por todo el país para cometer los asaltos.

El Grupo IV de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, bajo la dirección jurídica del Magistrado Juez del Juzgado de Instrucción número 1 de Oviedo, don Javier Luengo, ha desarrollado una investigación de un grupo organizado de ciudadanos argelinos que ha finalizado con la detención de ocho individuos como presuntos autores de múltiples robos con fuerza en domicilios. En la misma han colaborado agentes de las Brigadas Provinciales de Policía Judicial de Valencia y Barcelona.

Una vez fijado el objetivo, las víctimas eran sometidas a una meticulosa vigilancia para conocer su domicilio, personas con las que pudiera residir, usos y movimientos habituales.

Cuando el grupo contaba con la información, aprovechaban los momentos en que no hubiera nadie en la vivienda para introducirse en la misma y apoderarse de los efectos de valor, especialmente dinero en metálico y joyas. La mayoría del género sustraído era enviado a Argelia para darle "salida".

Los métodos utilizados para franquear la puerta de los domicilios variaban en función de la dificultad y las medidas de seguridad. Comenzaban por la técnica del "resbalón", introduciendo un plástico duro entre el marco y la puerta. Si no lo conseguían, utilizaban una palanqueta; y si las medidas de seguridad de la puerta no permitían su forzamiento, recurrían a la fractura del bombillo.

MOVILIDAD GEOGRÁFICA

El grupo se desplazaba a lo largo de toda la geografía española para elegir a sus víctimas. A la hora de examinar los hábitos de las mismas, se alojaban en la localidad de destino durante unos días hasta cometer los robos. Posteriormente regresaban a la Comunidad Valenciana para preparar un nuevo golpe y viajar hasta otra provincia diferente. De esta manera, a parte de los cometidos en Asturias, realizaron robos en otras localidades tan distintas y distantes como Madrid, La Coruña, Santiago, Vigo, Orense, León, Burgos, Aranda de Duero Córdoba, Granada, Zaragoza, Calatayud, Segorbe o Vall de Uxó.

Los investigadores descubrieron que el grupo tenía previstos más asaltos en el sur de la Península, por lo que decidieron intervenir para evitar la comisión de nuevos hechos delictivos. El grupo fue desarticulado con la detención de 8 personas (entre ellas un matrimonio y sus dos hijos).

En el registro de sus domicilios fueron intervenidos un vehículo de alta gama, cerca de 50.000 euros, moneda china (cerca de 5.000 yuans), 75 piezas de joyería y 23 relojes, una caja fuerte "reventada" proveniente de robo en domicilio en Granada, dos mazas, y dispositivos electrónicos e informáticos (cámaras de fotos, terminales de telefonía móvil, ordenadores portátiles, reproductores de música y cámaras de vídeo).