La Policía Nacional detiene a la persona que dio el falso aviso de bomba en la iglesia de Gijón

Publicado 31/08/2016 15:08:28CET

El arrestado, sin domicilio fijo, tiene antecedentes por amenazas, robos con violencia, resistencia y falsedad documental

GIJÓN, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido por un delito de desórdenes públicos este miércoles, a las 13.30 horas, a un hombre de 39 años de edad acusado de dar un falso aviso de bomba en la iglesia gijonesa de San Pedro, junto a la playa de San Lorenzo.

El arrestado, V.L.R, tenía antecedentes por amenazas, robos con violencia, resistencia y falsedad documental y pasará este jueves a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia, según una nota de prensa de la Comisaría gijonesa.

Los hechos tuvieron lugar este pasado martes, cuando se recibió en torno a las 18.13 horas una llamada en la Sala Operativa del 091, proveniente del Servicio de Emergencias 112 - Asturias, en el que se comunicaba que un hombre había avisado de la colocación de un artefacto explosivo en una iglesia de Gijón. "Han colocado una bomba en la Iglesia de San Pedro en Gijón, están avisados, desalojen todo eso o volarán por los aires", decía en el aviso.

La Policía puso entonces en marcha el protocolo policial para asegurar la zona, para lo que estableció un perímetro de seguridad, desalojando a las personas que se encontraban tanto en el interior del templo como en las inmediaciones, en el Campo Valdés. Tras una inspección minuciosa, en la que los agentes estuvieron acompañados por el párroco, se pudo corroborar que se trataba de un aviso falso. Después de una hora de trabajos policiales, a las 19.20 horas se dio por finalizado el dispositivo de seguridad y se pudo dar continuidad al servicio religioso.

De forma paralela, agentes de la Brigada de Información de la Comisaría de Gijón realizaron las pesquisas para averiguar la identidad del la persona que había realizado la llamada desde un teléfono móvil. El supuesto autor fue identificado en la tarde de este pasado martes, con lo que se estableció un dispositivo de búsqueda por la ciudad, ya que carecía de domicilio conocido y era usuario de los servicios sociales y asistenciales municipales.

El hombre fue localizado en las proximidades de la calle Mieres. En el momento de su detención se le intervino el teléfono móvil con el que había llevado a cabo el falso aviso de la colocación del artefacto explosivo. Este tipo de falsos avisos de bomba está penado, según el artículo 561 del Código Penal, con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses, en función de la alarma o alteración del orden efectivamente producida.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies