El Principado cree que las críticas a ley contra la violencia de género son "ideológicas"

Actualizado 29/12/2009 14:00:58 CET

"Un delito no puede serlo en función del sexo de la persona", dice un magistrado asturiano que apoya al Juez Serrano

OVIEDO, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Directora del Instituto Asturiano de la Mujer del Principado de Asturias, María Campomanes, defendió hoy la ley contra la violencia de género y señaló que está permitiendo que las agresiones "afloren" y la sociedad se dé cuenta de lo que estaba pasando y el sufrimiento de las mujeres.

En unas declaraciones a la Cadena COPE recogidas por Europa Press, Campomanes se refirió a la polémica generada tras las manifestaciones del Juez de Sevilla, Francisco Serrano, quien cargó contra la norma al señalar que genera situaciones de abuso, y señaló que esas críticas son "ideológicas".

"Como es muy difícil decir públicamente que están en contra de la igualdad, cuestionan los instrumentos que actualmente hay para combatir la desigualdad", señaló Campomanes, que recordó que la ley obliga a todas la administraciones públicas a coordinar los esfuerzos para atender a las víctimas.

Campomanes, además, consideró "preocupante" la polémica generada por la posibilidad de que haya mujeres víctimas de violencia de género que estén sopesando denunciar a su pareja y que ahora puedan dudar "por miedo a ser creídas".

APOYO A SERRANO

Sin embargo, en el mismo espacio radiofónico también participó hoy un juez titular del Juzgado N.º 8 de Gijón, Ángel Luis Campo, quien dio su apoyo a las críticas a la ley del juez Serrano. De hecho, señaló que "la mayoría" de los jueces de familia piden que se cambie la ley para que ellos resuelvan las cuestiones civiles y los juzgados de lo penal se ocupen de las penales.

Explicó que con esta ley una persona denunciada por violencia de género, tiene que someterse a que su separación o divorcio lo lleve el juzgado de violencia de género. "Ese señor de por vida, cada vez que enseñe su sentencia, aunque haya sido absuelto, siempre será considerado como un maltratador", dijo.

Otra de las cuestiones que criticó es que la norma "prohíbe" la mediación familiar en supuestos de violencia mínima puntual. "Si la mediación se hiciese bien, junto con terapias adecuadas, serviría para ayudar a esa familia", explicó. "Somos personas humanas", insistió Campo, que dijo que el castigo o meter a la gente "en el calabozo" no sirve para reeducar.

Ángel Luis Campo señaló que la norma pone "sexo" a los hechos delictivos, de tal forma que un hecho delictivo en funcion de si lo comete un hombre o una mujer. "El hecho tiene que ser delictivo por sí mismo, no por el sexo de la persona que lo haga", apuntó. Concluyó señalando que cuando los hechos se cometen entre los miembros de la pareja, sin que haya situación de superioridad, no se deberían catalogar como hechos de violencia de género.