Prisión provisional sin fianza para el detenido por el intento de atraco a una sucursal de Cangas de Onís

Publicado 02/11/2017 19:17:39CET

OVIEDO, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

La magistrada titular del Jugado de Primera Instancia e Instrucción de Cangas de Onís, de acuerdo con el Ministerio Fiscal, acaba de dictar una orden de prisión provisional, comunicada y sin fianza para el hombre detenido el martes tras el intento de atraco con rehenes en una sucursal bancaria de Liberbank en Cangas de Onís.

El detenido, J.V.S. de 43 años y natural de Burgos, está siendo trasladado al Centro Penitenciario de Asturias. Tras contestar a un par de preguntas iniciales de la magistrada, se acogió a su derecho a no declarar.

Según informan desde el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) en un comunicado, se le atribuyen provisionalmente los delitos de robo con violencia en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas, detención ilegal y atentado contra la autoridad.

El intento de atraco comenzó a primera hora de la mañana, cuando dos hombres armados entraron en una entidad bancaria. A las 09.10 horas del martes recibía el aviso la Comandancia de Gijón desde la sala de 112-Asturias informando de la perpetración de un robo con intimidación en la sucursal de Liberbank en Cangas de Onis.

La llegada de las patrullas coincidió con la salida de la sucursal de los atracadores, por lo que se desencadenó un tiroteo entre los asaltantes y los agentes de la Guardia Civil. En ese momento el atracador J.C.S.G. volvió a entrar en la sucursal, mientras que J.S.V. se arrojó al suelo, siendo posteriormente detenido.

Fruto de dicha acción un Guardia Civil resultó herido leve al recibir un impacto de bala en el brazo, siendo trasladado al Hospital de Arriondas.

En el interior de la sucursal se encontraban dos empleadas y un cliente, a los cuales el atracador mantuvo retenidos en estancias de la entidad bancaria. El negociador estableció comunicación con el atracador consiguiendo que, tras varias negociaciones, sobre las 12.15 horas fueran liberados los tres rehenes, sin ninguna lesión.

Pocos minutos después, se escuchó un disparo que procedía del interior de la sucursal, por lo un grupo de tres efectivos de la Guardia Civil entraron en la misma por una puerta trasera y hallaron al atracador tendido en el suelo.

Tras ser examinado por personal de UVI móvil que se encontraba en la zona, comprobaron que no había fallecido, a pesar de la gravedad de las lesiones, por lo que llevaron a cabo las labores de estabilización. J.C.S.G, de 59 años y vecino de Miranda de Ebro (Burgos), falleció a las 13.15 horas.