El programa asturiano de teleoftalmología del Proyecto Resater evitó desplazamientos al hospital al 85% de los pacientes

Delegación Asturiana Ante El Comité De Las Regiones
FACC/EP
Actualizado 19/04/2012 19:34:17 CET

OVIEDO, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

El programa piloto de teleoftalmología para la detección de la retinopatía diabética desarrollado por la Consejería de Sanidad y la Federación Asturiana de Concejos (FACC) dentro del proyecto comunitario Red de Salud y Telemedicina en Zonas Rurales (Resater), ha permitido evitar al 85% de los pacientes desplazamientos al hospital, según ha explicado este jueves en Bruselas el equipo responsable.

Entre las conclusiones más destacables del informe presentado en el seminario 'e-Salud: ¿qué soluciones se plantean para el futuro de los territorios rurales europeos ?', destaca que el 85% de los 952 pacientes incluidos en este programa pudo realizar las pruebas necesarias en sus respectivos Centros de Salud, evitando tener que desplazarse al Hospital Comarcal de Jarrio para someterse a revisión.

Así, durante los dos años en que el proyecto ha estado operativo, se incluyeron en esta iniciativa 952 pacientes, logrando que 809 de ellos no tuvieran que desplazarse periódicamente al centro hospitalario para someterse a la exploración que detecta la retinopatía diabética, primera causa de ceguera entre pacientes diabéticos de entre los 25 y 65 años.

Para ello, un equipo médico acudía periodicamente con el instrumental clínico a los Centros de Salud, donde se tomaban fotografías de fondo de ojo a los pacientes programados para revisión. Obtenidas las imágenes, la primera evaluación era realizada por el médico de atención primaria, quien, si detectaba indicios de la dolencia, remitía las fotografías vía Internet a los especialistas del Hospital para una nueva evaluación.

El equipo médico hizo hincapié en la fiabilidad de las revisiones teleoftalmológicas, que alcanzó casi el 100%. En concreto, permitieron el diagnóstico precoz de esta enfermedad asociada a la diabetes en el 15% de los pacientes, facilitando asimismo la detección de otras patologías (glaucoma, degeneración macular, trombosis venosas o cataratas) en el 6% de las personas sometidas a las pruebas.

Aparte de las ventajas directas para el paciente, el modelo supuso un ahorro económico. En concreto, redujo un 42,5% el coste de las revisiones, lográndose un ahorro potencial total con el volumen de pacientes programados de casi 60.000 euros, a lo que habría que añadir el ahorro derivado del transporte o los días laborales no consumidos.

La delegación asturiana en este seminario estará integrada por el presidente de la FACC, Antonio de Luis Solar; y el equipo médico que desarrolló el proyecto: Crisanto Manuel Alonso Álvarez, director del área de Gestión Clínica de Oftalmología del Hospital de Jarrio; Ramón Eiroa León, evaluador de RESATER; Ricardo de Dios del Valle, técnico de Salud del Área Sanitaria I; y el director de Proyectos de la FACC, Severino Fernández Flórez.

El Proyecto Resater está enmarcado en el Programa Sudoe, una iniciativa cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). Junto a la FACC, forman parte del proyecto el Syndicat Mixte du Pays Couserans y la Association pour le Développement du Pays de Figeac, de Francia; la Federación de Desarrollo Social, de Zaragoza, y la Fundación Intras, de Zamora, y el Municipio de Silves, de Portugal.