Ramos dice que la nueva Ley para la Igualdad es fruto del trabajo participativo y el PP pide que se tramite "con rigor"

Actualizado 29/11/2010 14:56:11 CET

OVIEDO, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Presidencia, Justicia e Igualdad del Principado, María José Ramos, ha manifestado este lunes en la Junta General que la nueva Ley para la Igualdad de Mujeres y Hombres y la erradicación de la Violencia de Género es fruto de un proceso participativo del que el Gobierno se siente satisfecho y mostró su deseo de que la misma sea un instrumento que permita seguir caminando por la senda de la igualdad y para promover las condiciones para que esa igualdad sea real y efectiva.

"Confío en que pronto culmine un intenso proceso de trabajo", dijo Ramos. Por contra, el PP solicitó que no se dejen llevar por las prisas y destacó la necesidad de que el "rigor" impere en el trámite parlamentario ante la posibilidad de sacar adelante "un mal texto".

Ramos ha comparecido este lunes en la Comisión de la Junta General para hablar de la nueva Ley para la Igualdad de Mujeres y Hombres y la erradicación de la Violencia de Género elaborada por el Ejecutivo y en trámite parlamentario. El proyecto de ley fue aprobado por el Consejo de Gobierno el pasado mes de junio y con el mismo Asturias aúna en un solo cuerpo normativo la igualdad entre hombre y mujeres y la erradicación de la violencia de género.

A juicio de la consejera la aprobación de la Ley consolida las políticas que, en materia de igualdad, se han venido desarrollando en Asturias en los últimos años y que, en ocasiones, se han convertido en referencia para otros territorios.

Ha explicado que el Proyecto de Ley nace de dos realidades complementarias. Por un lado la persistencia de la desigualdad entre hombres y mujeres a pesar de los avances conseguidos hasta ahora y, por ello, la necesidad de continuar avanzando en la consecución de una igualdad real. Por ello, la voluntad del Gobierno del Principado de contar con el talento y la capacidad de las asturianas, especialmente en el actual contexto de crisis, es un principio que impregna el proyecto legislativo.

Además, una de las principales novedades de esta Ley respecto a las ya existentes en otras Comunidades Autónomas es que aúna en un solo cuerpo normativo dos materias: la igualdad entre hombres y mujeres y la violencia de género. Esto responde a una realidad palpable: la violencia de género es la manifestación más brutal de la desigualdad, ya que se trata de una violencia que se ejerce sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo.

CRÍTICAS DEL PP

La diputada del PP, Cristina Coto, criticó el "retraso" con el que se ha abordado este texto normativo y pidió que el rigor impere en el trámite parlamentario que siga la Ley. "No vamos a consentir que por las prisas de presentar la ley el 8 de marzo salga adelante un mal texto", dijo Coto.

Criticó y lamentó además que la Ley carezca de memoria económica y que en lugar de la misma se haya presentado un declaración de principios con "buenas intenciones". "No es que la Ley tenga una dotación presupuestaria pobre, es que la dotación es cero", dijo Coto.

En la primera parte de la comisión participaron representantes de diversas asociaciones vinculadas a la mujer, así como de sindicatos y organismos tales como UGT y CCOO o la Federación Asturiana de Concejos. También mostraron su parecer acerca de la Ley las concejalas del área de la mujer en los ayuntamientos de Oviedo, Gijón y Avilés; representantes de los colegios de Abogados y representantes de los cuerpos y fuerzas de seguridad.

Todos los grupos parlamentarios coincidieron en señalar la importancia y la necesidad de la Ley y la participación de la sociedad en la misma, así como las aportaciones de los representantes que a lo largo de la comisión han participado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies