La recuperación de la Escuela Social de la Iglesia, una de las primeras propuestas del sínodo

Sínodo Diocesano
EUROPA PRESS
Actualizado 01/10/2011 16:54:36 CET

OVIEDO, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La recuperación de la Escuela Social de la Iglesia forma parte de una de las primeas propuestas que se han lanzado en la primera de las ponencias del Sínodo diocesano de la Iglesia de Asturias, que ha comenzado este sábado en Oviedo con una sesión bajo la presidencia de monseñor Jesús Sanz.

Así consta en la primera ponencia, consultada por Europa Press y presentada por el vicario general de la diócesis, Jorge Juan Fernández Sangrador, bajo el título 'Siglo XXI: luces y sombras de la cultura emergente', que incluye como una de las propuestas "promover el conocimiento de la Doctrina Social de la Iglesia".

La ponencia señala que es "indispensable" un conocimiento profundo de ese corpus doctrinal para que haya una adecuada formación cristiana en la caridad, la justicia y la paz, y progrese la conciencia de los católicos "y de todas las personas de buena voluntad" en lo referente a los deberes morales y sociales.

De esta forma, añade, "la Escuela Social Diocesana será la encargada de articular el currículo académico y de organizar aquellas actividades que convenga llevar a cabo para difundir el conocimiento y la aplicación de la Doctrina Social de la Iglesia".

Se organizarán, además, Semanas Sociales, que serán verdaderos talleres culturales en los que se comuniquen y compartan reflexiones y experiencias, se estudien los problemas emergentes y se establezcan nuevas vías operativas. Estas entidades y cualesquiera otras en la diócesis, que se sientan llamadas a trabajar en ese campo, seguirán las directrices de la encíclica Caritas in veritate del papa Benedicto XVI y del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, aprobado por el papa Juan Pablo II y publicado por el Pontificio Consejo 'Justicia y Paz'.

Pero esa no es la única propuesta de la ponencia de este sábado. También se han trasladado las de estudiar la Sagrada Escritura y el Catecismo de la Iglesia Católica, dar vitalidad a la iniciación cristiana de adultos, colaborar con la familia, la escuela y la sociedad en la actual situación de "emergencia educativa", formar comunicadores sociales católicos, crear centros culturales católicos, orar y dialogar en el Atrio de los Gentiles, revitalizar y fortalecer la celebración del domingo, proteger, cuidar y valorar las expresiones de piedad popular y llevar a cabo una acción evangelizadora planificada en la que participen todas las parroquias, comunidades cristianas y asociaciones de fieles.

La mecánica del desarrollo de las sesiones establece que los sinodales cuenten con un sumario y un esquema de la intervención de los ponentes en el aula y, en el mismo día de la sesión, reciban una decena de propuestas pastorales que serán objeto de posterior debate. Los miembros del Sínodo pueden aportar sus sugerencias en el aula para completar las propuestas o para modificarlas, pero estas intervenciones, que serán valoradas por la mesa del Sínodo, deberán presentarse por escrito y firmadas ante la Secretaría general, para su posible inclusión en las votaciones posteriores.

El sínodo diocesano está integrado - demás del prelado- por total 219 personas que conforman la asamblea en razón de su cargo (miembros del consejo episcopal, de los cabildos capitulares de Oviedo y Covadonga, miembros de las ponencias y superiores religiosos en Asturias); de su pertenencia a otros consejos eclesiales (colegio de arciprestes, consejo presbiteral y consejo pastoral diocesano); de su representación por elección (de los 14 consejos arciprestales de la diócesis y de entre los grupos sinodales); o bien de libre designación del arzobispo, tal como se señalaba en el reglamento del Sínodo. De ellos 104 son seglares, 97 sacerdotes, 14 religiosas y 7 religiosos, todos con derecho a voz y voto en las asambleas plenarias.