Sedes estudia arrendar la residencia de Sotrondio a "un operador del sector" con experiencia

Actualizado 19/05/2008 15:32:22 CET

Caicoya explica que el convenio firmado para la construcción de la residencia de Sotrondio no contempla el derecho de arrendamiento preferente a favor del Principado

OVIEDO, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El director gerente de la Empresa Sedes, Santiago Caicoya, manifestó hoy en la comisión de la Junta General que el convenio firmado con el Gobierno asturiano para la construcción de la residencia de Sotrondio no contempla el derecho de arrendamiento preferente a favor del Principado -algo que si ocurre en otros convenios--, sino que Sedes dispone plenamente de ella y puede explotarla de la manera que considere más adecuada, bien directamente o arrendarla, porque "dispone de ese inmueble durante el tiempo concreto estimado". "Estamos estudiando arrendarlo a un operador del sector que tenga experiencia de la que nosotros carecemos", dijo Caicoya.

Añadió además que explotar ese tipo de servicios estaría "al filo" de lo recogido en el objeto social de Sedes. "No puedo afirmar que en el objeto social de Sedes está gestionar estos servicios sociales, pero creo que nuestra estructura no está adecuada para atender directamente este servicio, al margen de que entre o no en el objeto social", indicó Caicoya.

El gerente compareció en la sede del Parlamento a a petición de la diputada del grupo parlamentario de Izquierda Unida-Bloque por Asturies-Verdes (IU-BA-Verdes), Noemí Martín, para informar sobre los convenios firmados por Sedes con la Consejería de Bienestar Social para la construcción de recursos para las personas mayores y más concretamente para hablar de la residencia de Sotrondio.

Durante su comparecencia, y a las preguntas de la diputada Noemí Martín, el presidente de Sedes indicó que será la sociedad, con la colaboración del Principado, quien determine cómo se va a explotar la residencia de Sotrondio. Manifestó además que si se decidiese que Sedes gestionase directamente la residencia sería cuando estudiarían si los estatutos lo permiten.

Según explicó el gerente de Sedes, la sociedad firmó tres convenios desde 2001 con Bienestar Social. El primero en 2001 en el que con un presupuesto de 2.500 millones de pesetas para construir ocho residencias, todas ellas terminadas en las fechas previstas y ocupadas actualmente por el ERA en régimen de alojamiento.

El segundo convenio se firmó en febrero de 2006, para la construcción de la residencia de Santullano, en Mieres por importe de 5 millones de euros. En ese convenio se fija también derecho de arrendamiento preferente por el Principado de Asturias, por lo que ahora mismo está ocupado por el ERA.

El tercer, firmado el 9 de febrero de 2007, contempla un importe de 5 millones para la construcción de la residencia de Sotrondio. Caicoya explicó que los tres convenios firmados, tienen "cosas diferentes en cuanto a su contenido y también en cuanto a su funcionamiento".

La diputada de IU-BA-LV, Noemí Martín, preguntó a Caicoya por los motivos por los que el convenio firmado para construir la residencia de Sotrondio no contempló que el Princpado tuviese trato referente en cuanto al arrendamiento, cuestión que el compareciente no supo responder.

"Lamento el papelón que le ha jugado la consejería", dijo Martín, que leyó en la comisión el Objeto Social de Sedes para dejar claro que "sus estatutos no permiten la gestión de servicios sociales". "Venir aquí a hacer el papelón por la imprudencia y la mentira de la consejería de decir que van a estudiar la posibilidad de gestionar los servicios sociales confirma que en el momento de la firma del convenio no había ninguna intención por ninguna de las partes de privatizar la residencia de Sotrondio", dijo Noemí Martín.

Por su parte la diputada del PP, Alejandra Cuétara, preguntó al gerente de Sedes sobre la adjudicación de la firma de los convenios con el Principado, y recordó a Caicoya que estaba compareciendo como gerente de una empresa pública, por lo que incluso debería informar a la Junta incluso de su sueldo.