El Seprona descubre un vivero clandestino de angulas en Abres

Vivero de angulas clandestino
SEPRONA.
Publicado 20/04/2018 13:24:19CET

OVIEDO, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza, Seprona, de la Guardia Civil en Vegadeo, que realizaba servicio de vigilancia de la pesca, detectó el pasado miércoles en Abres una tubería que recogía agua del río Eo hasta un cobertizo o alpendre abierto, que desembocaba en una bañera provista de un filtro y con otra tubería de desagüe al río.

En dicho vivero clandestino, observaron en su interior una bañera construida de manera artesanal con una tubería de entrada y salida de agua junto con un filtro en funcionamiento, una cedazo de captura y una nevera frigorífica al lado de la misma. Los agentes comprobaron que el interior de la bañera contenía entre 40 y 50 angulas vivas de un tamaño considerable.

Una vez puesto en marcha el correspondiente dispositivo policial de localización delsupuesto responsable de los hechos, se identificó a un vecino de Abres (Vegadeo), con antecedentes por furtivismo en la pesca comprobándose además que carecía en la actualidad de licencia de pesca así como de carnet de mariscador profesional.

Por ello, se procedió a la devolución al río de las anguilas vivas, en presencia del citado furtivo; y a la tramitación de denuncias graves por la pesca de la anguila en época de veda.

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, está reforzando la vigilancia de los ríos como consecuencia de la apertura de la temporada de pesca el pasado domingo día 15; actividad que se compatibiliza con la vigilancia de las desembocaduras de los ríos salmoneros en la costa para la prevención y actuación contra el furtivismo, tanto de la pesca marítima como de la pesca fluvial.

En el año 2017 el Seprona tramitó 110 denuncias graves a las normativas de pesca marítima y fluvial en el Principado de Asturias.