Solicitan 4 años de prisión y 5 de alejamiento para un procesado por intentar agredir sexualmente a su ex esposa

Publicado 24/04/2017 14:43:59CET

OVIEDO, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Área de Gijón solicita cuatro años de prisión y cinco de alejamiento para un procesado por intentar agredir sexualmente a su ex esposa. Además, en concepto de responsabilidad civil por daños morales, el procesado deberá de indemnizar a la víctima con 3.000 euros.

La vista oral se celebra este martes, 25 de abril, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Asturias, con sede en Oviedo, a las 10.00 horas.

La Fiscalía sostiene que, sobre las 0.30 horas del día 24 de octubre de 2015, el procesado, de 65 años de edad, se dirigió al domicilio en el que residía su ex esposa en Gijón, de la que se encontraba separado desde hacía unos 19 años. Llamó al telefonillo del portal y le pidió que le permitiera subir a su casa, alegando que se encontraba en mal estado. La mujer accedió, suscitándose posteriormente una discusión entre ambos al pedirle el procesado que accediera a mantener relaciones sexuales con él y negarse ella. Le permitió, no obstante, que pasara esa noche en otra habitación de la casa.

A primera hora de la tarde de ese mismo día 24 de octubre, tras haber comido y encontrándose ambos en la vivienda, mantuvieron una conversación y en el transcurso de la misma la mujer le manifestó que deseaba que saliera definitivamente de su vida, pidiéndole que se marchase de la casa. El procesado intentó agredirla sexualmente.

La mujer logró finalmente apartar al procesado de un empujón, sin que consiguiera su propósito, saliendo de la estancia y encerrándose con llave en una habitación, desde donde llamó por teléfono a su hijo, de 38 años, quien acudió a la casa y puso fin a la situación: Luego, la mujer y su hijo fueron a Comisaría a formular la correspondiente denuncia.

A consecuencia de los hechos, la mujer no sufrió lesiones físicas pero sí una alteración emocional, conductual y reactiva por la experiencia vivida, presentando secuelas consistentes en interferencias en las actividades de la vida diaria y en la necesidad de apoyo terapéutico.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de agresión sexual en grado de tentativa y solicita que se condene al procesado a 4 años de prisión, inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como la medida de libertad vigilada durante 5 años, que se ejecutará con posterioridad a la pena privativa de libertad que le fuera impuesta, y prohibición de aproximarse a la víctima, a su domicilio y centro o lugar de trabajo a una distancia inferior a los 500 metros, así como la prohibición de comunicarse con ella por cualquier medio o procedimiento durante 5 años, así como el abono de las costas procesales derivadas de la causa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies