Touraine dice que el futuro depende de la capacidad de combinar culturas y derechos

Actualizado 22/10/2010 21:47:45 CET

OVIEDO, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El sociólogo e historiador Alain Touraine (Hermanville-sur-Mer, Francia, 1925) ha asegurado que "en un mundo móvil, nuestro futuro depende, en gran medida, de nuestra capacidad de combinar la defensa de la pluralidad de las culturas con el universalismo de los derechos fundamentales políticos sociales y culturales".

Con estas palabras Touraine, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, junto a Zygmunt Bauman, se ha dirigido a la audiencia que este viernes ha abarrotado el Teatro Campoamor de Oviedo, durante la entrega de los galardones.

El creador del término "sociedad post-industrial" ha manifestado su admiración por la cultura hispánica, con la que se ha confesado "en deuda", y "por el español como idioma", tanto en España como en Iberoamérica. "Me identifico fuertemente con el mundo latino", ha asegurado.

Una parte del mundo, en la que, ha dicho, "al lado de las creaciones y de los conflictos que han caracterizado la modernización occidental, se mantuvieron fuerzas de producción y dominación que resistieron los aspectos más dinámicos del mundo moderno". Así, "el pensamiento social en estos países se hizo más político que económico y dio lugar a movimientos revolucionarios, por encima de transformaciones negociadas", ha continuado.

"Cuando el futuro de los europeos se hace más incierto, es necesario que, sin renunciar al trabajo técnico, nos comprometamos con la misma pasión a defender y ampliar lo mejor que hayamos ofrecido al mundo: la pasión de la razón y el respeto de los derechos universales de todos los seres humanos, en primer lugar, de todos aquellos y aquellas a quien le fueron negados", ha defendido.

Touraine ha agradecido "en su nombre y en el de otros colegas", la presencia del Príncipe don Felipe y a la Fundación Príncipe de Asturias que le eligió "como laureado", así como a cuantos participaron en el proceso de selección y a su compañero, Zygmunt Bauman.