Trabajadores de la Fábrica de Armas de Trubia piden la paralización del ERE ante la Junta y ante la sede del PP

Manifestantes y policías discuten en la calle Manuel Pedregal.
EUROPA PRESS
Actualizado 15/03/2013 20:32:34 CET

OVIEDO, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de trabajadores de la fábrica de armas de Trubia, acompañados de familiares y simpatizantes, han recorrido el centro de Oviedo y se ha concentrado ante la Junta General del Principado, y ante la entrada de la calle Manuel Pedregal, donde se ubica la sede del PP. En este último punto, se han registrado breves momentos de tensión, al impedir la policía el paso de los manifestantes hasta los locales 'populares'.

La acción pretendía presionar a los grupos políticos representados en la Junta General, y especialmente al Partido Popular, que gestiona el Gobierno central, para garantizar la continuidad de los puestos de trabajo en la fábrica. La multinacional General Dynamics ha planteado un ERE que incluye el despido de 290 trabajadores.

Los manifestantes han llegado a Oviedo en tren desde la fábrica, y han recorrido la calle Uría hasta la sede de la Junta General, portando una pancarta a favor de la continuidad de la actividad de la fábrica y de sus puestos de trabajo.

Tras unos minutos de concentración ante la sede parlamentaria, han modificado la programación prevista, y han continuado la marcha hasta la sede 'popular', en la calle Manuel Pedregal. Sin embargo, agentes antidisturbios de Unidades de Intervención Policial cortaron el acceso a la entrada de la calle.

Tras unos minutos de concentración, una de los manifestantes, esposa de un trabajador, se ha empeñado en romper el cordón, apoyada por varios compañeros, lo que ha generado momentos de tensión y algunos empujones. La mediación de los representantes sindicales y del jefe policial ha evitado que el asunto pasara a mayores.

Carlos Casado, miembro del Comité de Empresa, ha dejado claro que la parte sindical está haciendo "esfuerzos" para alcanzar un acuerdo con la empresa. "No contemplamos otra posibilidad, porque sería terrible para todos los trabajadores", ha señalado.

Ha incidido en que para poder firmar los sindicatos un acuerdo no se puede contemplar ni un solo despido y debe mejorarse la cobertura de las posibles prejubilaciones.

El plazo de consultas para alcanzar un acuerdo con la parte empresarial concluye este sábado. Casado ha dejado bien claro que de no llegarse un pacto las protestas sindicales "se radicalizarán".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies