El Tribunal Supremo confirma la sentencia que dio la razón al colegio Nazaret frente al Principado

Publicado 16/03/2018 19:23:55CET

OVIEDO, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Sección de Admisión de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha rechazado el recurso de la Administración del Principado de Asturias contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TJSA) que dio la razón al Colegio Nazaret, en Oviedo, y anuló la decisión de la Consejería de Educación que suprimió un aula de Educación Infantil en este centro centro.

El máximo tribunal asturiano dejó anuló la resolución del Principado del 25 de noviembre de 2016. Pero el Ejecutivo regional decidió recurrir al Tribunal Supremo. Ahora, es el Supremo el que rechaza su recurso y encima le impone a la administración asturianas el pago de 1.000 euros por las costas procesales.

El Supremo, en su providencia, rechaza el recurso del Principado por "no identificicar con precisión las normas o jurisprudencia que se consideran infringidas" y por la "falta de justificación" de que esas normas pudieran ser relevantes.

Desde el comité de empresa del Colegio Nazaret consideran que ahora la solución tiene que pasar por volver a la situación previa a la resolución anulada por el TSJA y confirmada por el Tribunal Supremo, es decir, el "desdoblamiento del aula anulada y la recuperación de la estructura en dos líneas para el periodo de matrícula del curso que viene".

Si bien aún se espera respuesta a las remitidas hace cuatro meses, los representantes de los trabajadores enviarán de nuevo al Consejero de Educación, Genaro Alonso, así como al propio Presidente del Gobierno Autonómico, Javier Fernández, sendas cartas en las que se solicitará abrir una mesa de negociación a fin de alcanzar una solución acorde con la sentencia. En caso de no llegar a un acuerdo que implique un resarcimiento justo, se verían abocados a solicitar a los jueces la ejecución de la sentencia.

"La confirmación del fallo por el Tribunal Supremo no solo condena la arbitrariedad con la que actuó la Consejería de Educación, sino que también supone un reconocimiento a la perseverancia y al espíritu de lucha de toda la comunidad educativa de un colegio de barrio contra la acción, a todas luces desproporcionada, de la Administración", han señalado desde el comité, que también ha apuntado el "perjuicio" causado estos años por la supresión del aula de Infantil.