Cerca de 500 escolares visitarán este curso la Cueva de El Pendo

Excursión de escolares a la cueva de El Pendo
AYUNTAMIENTO
Publicado 11/12/2015 17:01:05CET

CAMARGO, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Alumnos de segundo de Primaria del Colegio Mateo Escagedo Salmón de Cacicedo han visitado este viernes la Cueva de El Pendo y su entorno, en una actividad enmarcada en los talleres que lleva a cabo la Escuela de Medio Ambiente con el objetivo de acercar la riqueza natural y patrimonial del municipio a los más pequeños. Este curso serán un total de 475 los escolares que descubrirán la Cueva de El Pendo en un total de 19 salidas programadas a lo largo de todo el periodo lectivo.

La actividad se ha iniciado en el aula realizando una introducción a la temática, contando cómo vivían los hombres en la Prehistoria, qué significa Patrimonio de la Humanidad, y ubicando la cueva dentro del término municipal de Camargo.

Después los escolares se han desplazado hasta las inmediaciones de la cavidad, donde han analizado el paisaje que la rodea formado por el bosque mixto, las plantaciones de eucalipto, la campiña atlántica, la roca caliza y el paisaje rural.

El Pendo fue declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en julio de 2008, dentro del sitio 'Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España', y constituye uno de los yacimientos más citados en la historiografía arqueológica y una de las referencias obligadas en el estudio del paleolítico peninsular.

Desde el Ayuntamiento de Camargo se destaca que la labor que desarrolla la Escuela de Medio Ambiente es muy importante ya que permite poner en valor el patrimonio arqueológico, histórico, y natural del Valle, con el deseo de transmitir a los jóvenes los hábitos de conservación.

SU HISTORIA

La cueva fue descubierta por Marcelino Sanz de Sautuola en 1878 y ha sido objeto de numerosas excavaciones arqueológicas que han puesto de manifiesto la existencia en el yacimiento de una estratigrafía relevante.

En 1907 Alcalde del Río descubrió en el fondo de la gruta unos grabados que tradicionalmente se vienen situando en el Magdaleniense Inferior y que representarían un ave y un posible caballo. Las campañas de Jesús Carballo sacaron a la luz una de las mejores colecciones de arte mueble peninsular, entre cuyos objetos se encontró el famoso bastón de mando.

Durante los años 50, la cueva registró sucesivas excavaciones que fueron dirigidas por el profesor Martínez Santaolalla y fue sede del II Curso Internacional de Arqueología de Campo en el verano de 1955.

En agosto de 1997 se descubrieron de forma casual un conjunto de pinturas rupestres situadas en un gran friso con una antigüedad aproximada de unos 20.000 años y que habían pasado desapercibidas por la existencia de una costra de suciedad que las enmascaraba. En su mayoría son ciervas, pero también hay un caballo, un posible uro y una cabra, además de diversos signos.

El valor del descubrimiento se sustentó en la espectacularidad del conjunto, en la información que aporta sobre el arte rupestre paleolítico y en el hecho de que se produce en uno de los yacimientos del suroeste de Europa imprescindible para el conocimiento de este periodo, destaca el Ayuntamiento en nota de prensa.

Cantabria sostenible ofrecido por
Cantabria Sostenible
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies