Cantabria, entre las ccaa con más incidencia de accidentes de trabajo de autónomos

Accidente Laboral
EUROPA PRESS
Publicado 27/04/2016 14:19:53CET

SANTANDER, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Cantabria es una de las comunidades con índices de incidencia más elevados de accidentes de trabajo de autónomos, junto con Asturias y Castilla La Mancha, según un informe realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) con motivo de la celebración, mañana, del Día Internacional de la Seguridad Laboral.

Así, mientras el índice de incidencia de accidentes de trabajo en jornada laboral de los autónomos para es de un 1.916,73 en España en 2015, en Cantabria se eleva a 2.737, solo superado por las comunidades citadas de Asturias (2.900) y Castilla La Mancha (2.832).

En Cantabria se produjeron el año pasado 239 accidentes de trabajo de autónomos, lo que la convierte en la comunidad con menor número. No registró ningún accidente mortal, pero sí 10 graves (el 4,18%), mientras que los 228 restantes fueron accidentes laborales leves.

DATOS NACIONALES

En España, sólo uno de cada cinco autónomos, en concreto el 19,7%, cotizaba a finales de 2015 por contingencias profesionales (accidente laboral y enfermedad profesional), según un informe realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) con motivo de la celebración, mañana, del Día Internacional de la Seguridad Laboral.

En términos absolutos, el número de autónomos que cotiza por contingencias profesionales ascendía a finales del año pasado a 623.144 personas, y entre ellos se produjeron un total de 11.944 accidentes, por lo que dos de cada cien autónomos cubiertos por esta contingencia sufrieron un accidente laboral en 2015.

Estos 11.944 siniestros registrados el año pasado entre los autónomos protegidos por contingencias profesionales contrastan con los 12.933 accidentes contabilizados en 2014, lo que supone un descenso relativo del 7,6%.

De acuerdo con este informe, 11.665 siniestros fueron de carácter leve, 249 accidentes tuvieron carácter grave, 13 fueron muy graves, y 17 mortales (frente a los 24 fallecidos de 2015).

De los casi 12.000 accidentes sufridos por autónomos, uno de cada cuatro (2.896 siniestros) se registraron en el sector de agricultura, ganadería y caza. Le siguen la construcción especializada (1.694 accidentes), transporte (863 accidentes), comercio (857 accidentes), y construcción de edificios y servicios de comidas y bebidas, con 692 accidentes cada uno.

ESGUINCES Y TORCEDURAS.

A lo largo de 2015, las lesiones más frecuentes sufridas por los autónomos son de tipo musculoesquelético en miembros inferiores y espalda, causadas principalmente por sobreesfuerzos físicos, golpes y caídas.

Así, los esguinces y torceduras afectaron al 23,9% de los autónomos accidentados que tenían las contingencias profesionales cubiertas. A éstas les siguen las dislocaciones y distensiones (15,2%), lesiones superficiales y cuerpos extraños en los ojos (12,2%), fracturas (11,2%), heridas abiertas (9,6%) y otro tipo de lesiones (27,9%).

La franja horaria en la que se producen más accidentes es que la va de las 10.00 a las 12.00 horas.

ATA ve imprescindible una mayor implicación de las Administraciones Públicas para prevenir los riesgos laborales entre los autónomos, al tiempo que reclama una participación activa de las organizaciones de autónomos en las políticas preventivas.