Cerca de 200 escolares participan en la II Gymkhana de los Derechos del Niño

Celebración de la convención de los Derechos de los Niños
AYTO
Publicado 20/11/2014 20:11:29CET

SANTANDER, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 200 alumnos de los colegios Verdermar y Kostka han participado este jueves en la II Gymkhana de los Derechos del Niño, celebrada en la Plaza del Ayuntamiento de Santander, donde también ha tenido lugar una lectura pública de los derechos recogidos en la citada convención.

El alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, asistió a las dos actividades, organizadas por el Consistorio en colaboración con UNICEF-Cantabria, con motivo de la celebración del XXIV aniversario de la Convención de los Derechos del Niño.

De la Serna recordó que se trata del primer instrumento internacional que reconoce a los niños y niñas como agentes sociales y como titulares activos de sus propios derechos, que fue aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas el 20 de noviembre del año 1989 y entró en vigor el 2 de septiembre de 1990.

"Vecinos de todas las edades, tanto adultos como niños, hemos vuelto a salir a la calle y lo hemos hecho con el objetivo de sensibilizar de la importancia de la convención sobre los derechos del niño de 1989, asegurar que los derechos de todos los niños del municipio estén protegidos y conocer y asumir por todos las responsabilidades que de ellos derivan", subrayó el regidor.

CADA PRUEBA, UN DERECHO

En cuanto al desarrollo de la Gymkhana, el alcalde explicó que, durante la misma, los niños debían ir recorriendo las diferentes pruebas, desarrollando talleres, juegos y actividades, para ir consiguiendo sus derechos.

"Cada prueba estaba relacionada con un derecho", concretó De la Serna, quien puso como ejemplo 'Yo soy', un juego en el que los niños, por parejas, dibujaron la parte del cuerpo que ellos querían con siluetas en pale continuo, para, posteriormente, contar al resto qué es lo que más y lo que menos les gusta de ellos, trabajando de esta manera el derecho a la identidad.

Asimismo, se refirió a otras de las actividades, como el cuentacuentos, en el que los niños, colocados en círculos, crearon una historia entre todos para conseguir en la gymkhana su derecho a la participación y la intimidad o la carrera de relevos, prueba en la que los más pequeños obtuvieron el derecho a la protección frente a los malos tratos, en caso de guerras, discapacidad u orfandad.

"Los niños, repartidos en dos grupos contaron en unos casos las cosas que hacen y aprenden en la escuela y, los otros, las que aprenderían en la calle, para debatir sobre la importancia del derecho a la educación, y jugaron al balón prisionero, pero modificando las reglas, para que los más pequeños pudieran ver lo que ocurre cuanto te privan de libertad", relató.

De la Serna también se refirió a la lectura pública de los Derechos de los Niños recogidos en la Convención, en la que participaron tanto los propios escolares como todos aquellos vecinos que quisieron alzar la voz para que todo el mundo conozca los derechos del niño para que asumamos las responsabilidades que de ellos derivan.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies