El retablo de la Virgen de Belén de Laredo se encontraba en estado "absolutamente desastroso", según restauradora

 

El retablo de la Virgen de Belén de Laredo se encontraba en estado "absolutamente desastroso", según restauradora

Actualizado 28/07/2014 12:58:00 CET

La restauración finalizará antes de mediados de octubre y formará parte de una exposición sobre Van der Weyden en el Museo del Prado

LAREDO, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

La restauradora del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) Laura Ceballos ha afirmado que el retablo de la Virgen de Belén de la Iglesia de Santa María de La Asunción, en Laredo, se encontraba en un estado "absolutamente desastroso" debido principalmente a que "había sido muy maltratado por el clima, por la propia técnica, y sobre todo, por la cantidad de tratamientos de restauración" que había sufrido tras ser expuesto en "muchas exposiciones".

Ceballos, quien ha participado en el Curso de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) 'El retablo de la Virgen de Belén en Laredo y el arte del siglo XV en España' ha señalado este lunes que la restauración de dicha pieza concluirá antes de mediados de octubre, ya que los trabajos se encuentran "en la fase final", con "los últimos retoques de las esculturas" y "la limpieza de la estructura".

La restauradora manifestó que el mal estado del retablo se debía a que "son piezas que no pueden viajar si no se llevan de una manera profesional" ya que "están acostumbradas a climas que no bajan del 80% de humedad relativa" que cuando se trasladan a un museo con calefacción producen que "la madera se seque y la policromía sufra un estrés muy grande".

Ceballos explicó que las labores de restauración, "más enfocadas a la conservación que a la cosmética" según sus palabras, también se han orientado a "estudiar los problemas y el entorno del retablo" y a permitir que "se pueda inspeccionar periódicamente". Para ello, se han construido en la parte posterior unas pasarelas que posibilitan el acceso a su zona más alta con el objetivo de "poder vigilar si hay insectos, entre otras cuestiones".

La especialista del IPCE se refirió a la intención de que parte del retablo viaje a finales de año al Museo del Prado para formar parte de una exhibición sobre el pintor flamenco Roger Van der Weyden, con cuyo Tríptico de Miraflores guarda el retablo "unos paralelismos tremendos".

Sobre esta cuestión, Ceballos aseveró que ha "tenido en cuenta que esta pieza posiblemente vaya a viajar", por lo que se ha avisado a todos los responsables de que es una obra "que necesita unas técnicas de traslado y conservación dentro del museo" porque "no se puede exponer al aire", sino "en una vitrina climatizada para que no sufra".

La ponente demandó que "sean personas preparadas las que trasladen las piezas" ya que, según sus palabras, "hay exposiciones que no cuentan con profesionales" porque "es caro" cumplir con demandas como puede ser "una vitrina climatizada, que vale 16.000 euros" o un "trasporte especializado, que cuesta 6.000".

Por ello, Ceballos afirmó que "es importantísimo minimizar el riesgo" que, muchas veces, aparece porque "no hay especialistas en restauración y conservación en determinados círculos de los gobiernos autonómicos", que son los que ahora mismo poseen "la custodia de los bienes culturales" y, por tanto, "los que dan la autorización" para trasladarlos a las exposiciones.

Por su parte, el catedrático en Historia del Arte y director del monográfico, Miguel Ángel Aramburu-Zabala, opinó que el retablo de la Virgen de Belén de la iglesia parroquial de Laredo "hasta en el mejor museo del mundo podría estar y no desentonaría" ya que se trata de una pieza "de calidad europea" y a través de la cual se pueden observar aspectos del "principal pintor del siglo XV en Europa", el flamenco Roger Van der Weyden.

Para Aramburu-Zabala, en Cantabria "hay otros ejemplos de la misma época" -como "un retablo muy importante de pintura flamenca en Santoña y algunas piezas sueltas por toda la región"-, pero "nada comparable a la calidad excepcional" del conjunto laredano.

El retablo, que llegó a la villa marinera "aprovechando el comercio con el norte de Europa", pudo ser un encargo de la Iglesia o un regalo de los contestables de Castilla al puerto de Laredo, tal y como explicó el director del monográfico.

En cualquier caso, su adquisición demostraría, para el especialista en Historia del Arte, el "desarrollo económico tremendo" experimentado por los puertos de Laredo, Castro Urdiales, Santander o Bilbao, que "son los que son gracias a ese comercio".

La treintena de alumnos del monográfico visitarán esta tarde el conjunto histórico de Laredo, donde podrán observar de primera mano el estado de las obras de restauración del retablo de la Virgen de Belén.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies