La Comunidad de Madrid no ve bien el calendario escolar de Cantabria

Publicado 21/06/2016 16:11:27CET

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, no ve bien el calendario escolar que se implantará en Cantabria el próximo curso, que consiste en alternar una semana de descanso cada dos meses lectivos, porque no sabe si a los padres de los alumnos "les hará mucha gracia", ya que considera que las vacaciones escolares "deberían estar adecuadas a las de las familias".

"Cantabria ha innovado con un sistema radicalmente diferente y no sé si a los padres les hará mucha gracia porque las vacaciones deberían estar adecuadas a las vacaciones de los padres y de las familias. No voy a opinar del Gobierno de Cantabria pero la mayoría prefiere un sistema de recuperaciones en junio", ha declarado Cifuentes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

Allí ha defendido una propuesta, que en caso de contar con el apoyo de AMPAS, sindicatos y profesores se pondría en marcha en el curso 2017/18, que consistiriá en sustituir los exámenes de recuperación de septiembre por otros en junio.

"Es lo que se está haciendo en Europea. Queremos acercarnos porque todos ellos tienen la tendencia a suprimir los exámenes de septiembre, que son exámenes que no demuestran mayor eficacia. El número de suspensos en septiembre es muy alto y supone grandes trastornos para las familias, padres y docentes", ha esgrimido.

RATIOS POR ALUMNOS

Por otro lado, preguntado por el asunto, el consejero de Presidencia, Justicia y portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido, ha aseverado que el próximo curso la Comunidad "cumplirá con la nueva normativa" en cuanto al ratio de alumnos por clase, tras la polémica de los últimos meses sobre la cuestión. Además, ha señalado que Madrid ha aumentado en 7.000 las plazas para los escolares pese a la caída de la natalidad.

Los grupos de la oposición en la Asamblea aprobaron en diciembre una enmienda a las cuentas de 2016 para que se redujeran los ratios de alumnos que insta a reducir los ratios para el próximo curso. Así, las clases de Infantil deberían tener 20 alumnos máximo, las de Primaria, 25; Secundaria, 30; y Bachillerato, 35, salvo casos especiales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies