Piden medio año de cárcel para un policía por usar su porra contra menores

 

Piden medio año de cárcel para un policía por usar su porra contra menores

Publicado 13/03/2016 13:47:49CET

   SANTANDER, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La Fiscalía ha solicitado medio año de cárcel para un policía nacional por usar su porra contra dos menores y será juzgado este miércoles, 16 de marzo, a partir de las 10.00 horas, en la Audiencia Provincial.

   Los hechos sucedieron en agosto de 2012, cuando el acusado A.G.C. y su compañero, que se encontraban trabajando, fueron requeridos para acudir a la Avenida del Deporte de Santander tras el aviso de un taxista que aseguraba estar teniendo problemas.

   Cuando llegan, el taxista les indicó a dos personas, que resultaron ser menores, que huían y que habían sido los que le habían hecho alertar a la Policía.

   El acusado emprendió la marcha y les dio el alto pero los menores no hicieron caso. Una vez alcanzados, el agente acusado usó su porra contra los chicos, causándole a uno de ellos una brecha en la cabeza que precisó sutura con grapas y al otro dos golpes por este arma que precisaron asistencia.

   El fiscal señala que "no consta" que el empleo de este arma reglamentaria fuera "proporcionado ni necesario" ya que los "menores no opusieron resistencia activa".

   Por ello, considera que A.G.C. es autor de un delito y de una falta de lesiones.

   El fiscal pide que sea condenado a medio año de cárcel por el delito y a una multa de 360 euros por la falta.

   Además, pide que el policía acusado indemnice al joven al que le hizo una brecha con la porra con 350 euros --35 por cada uno de los diez días que tardó en curar--, al otro chico con 210, y al Servicio Cántabro de Salud con los casi 770 euros de gasto de asistencia sanitaria.

   Mientras que la representación del segundo chico se adhiere a la petición de la Fiscalía, el otro, el que tuvo la brecha, reclama una indemnización de 1.900 euros: 500 euros por los diez días que tardó en curar; 852 por la cicatriz y 600 por los daños morales tras la "violencia desproporcionada" con la que el agente llevó a cabo la detención.

   Además, este joven señala que la detención, dado como se produjo, "aparentaba una gravedad de los hechos inexistente" y al ser efectuada en lugar público y en presencia de testigos" perjudica su honor e imagen".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies