El MAS presenta la exposición 'Stock' del joven artista cubano Adrian Melis

Plan de producción de sueños para las empresas estatales en Cuba 2010-2012
ADRIAN MELIS
Actualizado 13/07/2012 21:00:59 CET

SANTANDER, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria (MAS), en coproducción y coorganización con la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria y la financiación de la Fundación Santander Creativa, acoge la exposición Stock del joven artista cubano Adrian Melis (La Habana, 1985) , dentro del EspacioMeBas.

El proyecto ofrece una visión "coherente y unitaria", fundamentado en un trabajo de campo de tipo antropológico, esencia de la ciudadanía de su país de origen. Tal y como destaca Wendy Navarro en el catálogo de la exposición, la obra de Adrián Melis parte de una exploración de los sistemas económicos y las estructuras sociopolíticas contemporáneas, adentrándose en la vida de los individuos.

Frente a situaciones y confrontaciones en el ámbito socioeconómico actual -como la improductividad, las deficientes estructuras laborales y el desconocimiento del verdadero significado de rendimiento, utilidad y valor bajo los efectos de una crisis económica global-, Melis propone otros modelos de productividad dando espacio a un "pragmatismo creativo" que surge directamente del entorno y de la acción de los sujetos.

Stock, segunda muestra personal del artista en España, reúne una serie de proyectos que "documentan las fallas del sistema de producción socialista en Cuba" y juega con ellas, "convirtiendo su improductividad en algo provechoso y dotando de utilidad a lo que está llamado al fracaso".

Gracias a la complicidad y colaboración de conocidos y trabajadores de las empresas -elemento fundamental de sus piezas-, Melis revierte lo improductivo en algo útil a través del arte. Así, para la realización del video 'Elaboración de 40 piezas rectangulares para la construcción de un piso, 2008', el artista promueve una especie de coro de trabajo, con la intención de dar vida a la fábrica, activar el tiempo paralizado y generar una nueva forma de movimiento.

Durante toda la jornada laboral, cada operario técnico estuvo imitando -con sonidos guturales- los ruidos que producirían las máquinas durante su funcionamiento -mezcladora de cemento, palas, camiones, carretillas-. El video juega con el irónico contraste entre la inmovilidad de las imágenes -fábrica de ladrillos inactiva, detenida por falta de materiales- y el ruido -reproducido artificialmente- de las máquinas funcionando, realizado por sus trabajadores.

'PLAN DE PRODUCCIÓN DE SUEÑOS'

Otro espacio de improductividad aprovechado por el artista son las siestas de los trabajadores durante su jornada laboral, los momentos en los que se quedan dormidos "debido a la falta de compromiso, motivación e interés hacia el trabajo y a la extrema falta de rigor y control de las empresas".

En la instalación 'Plan de producción de sueños para las empresas estatales en Cuba (2010-2012)', en contraste con el incumplimiento de la actividad laboral, los sueños se convierten en una producción psíquica, un tiempo activo al servicio de otro empleador, el propio artista, aunque se trate aquí de una colaboración no remunerada.

Los sueños aportados por los trabajadores -que hasta la fecha ascienden a un total de 300 en un plazo de seis meses- han sido "producidos" en empresas agrupadas en lo que el artista designa como "las áreas más vulnerables a la improductividad": oficinas, almacenes, restaurantes, fábricas, mercados estatales.

Expresados en forma de dibujos o relatos escritos, y cuidadosamente guardados en cajas de madera, materializan un producto acabado, preparado para una supuesta comercialización. Las cajas, perfectamente alineadas y colocadas en repisas a lo ancho de la pared, crean un efecto de cierto atractivo estético e impacto visual y se acompañan con una serie de fotografías relativas al proyecto y sus protagonistas en una pieza donde, además, se hace énfasis en la importancia de los deseos y los sueños del individuo, de los ciudadanos tanto cubanos como de cualquier otro lugar.

ofrecido por
Cantabria cultura y deporte