El Museo Etnográfico celebra unos talleres infantiles sobre Carnavales rurales

Museo Etnográfico
SOCIEDAD REGIONAL DE CULTURA
Publicado 20/02/2018 12:13:55CET

SANTANDER, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Museo Etnográfico de Cantabria celebrará los próximos días 22 y 23 de febrero unos talleres infantiles gratuitos sobre los Carnavales rurales. En total, se ofertan 30 plazas, 15 para cada día, para niños con edades comprendidas entre los 4 y los 12 años.

Bajo el título 'Carnavales rurales: el antruido en Cantabria', en los talleres se dará a conocer la existencia de esta celebración en las zonas rurales de la región, que es "una parte fundamental de nuestra cultura popular". Y se explicará, apoyándose en imágenes qué es el antruido, cuándo, dónde, quién y cómo se celebraba.

Los talleres tienen una duración de tres horas, en horario de 10.30 a 13.30. En ellos, los niños podrán hacer máscaras de cartulina sobre algunos personajes de las mascaradas cántabras y otros objetos con materiales reciclados, además de disfrutar de un cuentacuentos.

Según ha informado la Sociedad Regional de Educación, Cultura y Deporte, esta actividad constituye una "excelente manera" de que los niños profundicen en el conocimiento de nuestras tradiciones en este periodo vacacional, facilitando también la conciliación entre la vida familiar y laboral.

Para inscribirse en estas actividades las familias interesadas pueden llamar al teléfono 942 25 13 47.

MUSEO ETNOGRÁFICO DE CANTABRIA

El Museo Etnográfico de Cantabria, ubicado en Muriedas (Camargo), se encuentra la casona natal de Pedro Velarde, capitán de artillería protagonista del levantamiento contra los ejércitos napoleónicos en Madrid el 2 de mayo de 1808.

La restauración de la casona nobiliaria de los Velarde es un ejemplo "muy significativo" de recuperación de edificios históricos para usos culturales.

En la actualidad alberga la colección pública de patrimonio etnográfico más importante de Cantabria. Los objetos etnográficos que se exhiben en el METCAN han sido seleccionados en función de su capacidad informativa y evocadora y están distribuidos temáticamente en once espacios expositivos, con el propósito de articular un discurso museográfico que resalte los principales rasgos y características que definieron las formas de vida y cultura de la Cantabria rural.

Además se sigue conservando una estancia en honor al personaje histórico que nació en la casa, estableciendo así un contraste entre los diferentes modos de vida de la época según las estructuras sociales.

En el exterior se puede ver un hórreo (Pido) y un humilladero (Mazcuerras); y en 1998, con el fin de ampliar el espacio expositivo, se inauguran dos socarreñas acristaladas, en las que se ofrece una muestra de lo que se apreciará en el interior del museo.

Una de las tareas más importantes del museo es mostrar a sus visitantes cómo el hombre ha construido su conocimiento sobre el mundo en que vive y como han evolucionado sus modos de vida, sus artes, oficios y tradiciones, recuperando el bagaje material característico de la sociedad rural tradicional de la región.

ofrecido por
Cantabria cultura y deporte