Licitadas en más de 14 millones de euros actuaciones de conservación en varias carreteras de Cantabria

carretera en obras
EUROPA PRESS
Actualizado 17/07/2011 15:00:21 CET

SANTANDER, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento ha licitado, en 14.090.736,99 euros, la ejecución de diversas operaciones de conservación y explotación en varias carreteras de Cantabria. El plazo de ejecución es de tres años.

Las ofertas se podrán presentar hasta el próximo 8 de septiembre y su apertura tendrá lugar el 20 de octubre. El presupuesto se divide en cuatro anualidades: 398.915,84 euros (2011); 4.696.912,33 ? (2012); igual cantidad en 2013; y 4.297.996,49 ? en 2014.

Según la información consultada por Europa Press, estas actuaciones se llevarán a cabo en las carreteras A-8 (del límite con Vizcaya a Hoznayo, kilómetro 139,350 al 198,000); en N-634 (límite con Vizcaya a El Bosque, del 136,130 al 197,600); N-629, límite Burgos a Colindres (N-634), del kilómetro 48,000 al 87,450; N-629 (Gibaja), del kilómetro 72,740 al 73,525; N-629, de Rasines al límite con el término municipal de Ampuero (kilómetro 74,560 al 79,030); y N-629, del límite del término municipal de Ampuero a Limpias (kilómetro 81,880 al 84,200).

La actuación comprende un total de 232.66 kilómetros y también estarán incluidos todos los tramos residuales utilizados como caminos, vías de servicio, y demás viales de titularidad estatal, según señala el pliego del concurso, consultado por esta agencia.

Además de los tramos principales, se incluye, a efectos de uso del servicio de comunicaciones, y en su caso, de servicios de vigilancia específica y de atención de emergencias, urgencias, y actuaciones excepcionales, el resto de la red dependiente de de la Únidad, y que se denominan tramos no principales.

Así se menciona la existencia de cuatro túneles, dos en la A-8 con una longitud total de 1.685 metros, y otros dos en la N-629 con una longitud de 755 metros.

Entre las actuaciones complementarias previstas están el saneo de taludes en los que haya amenaza de desprendimiento; mantenimiento de aumbrados, sistemas de ventilación, etc, en túneles, o de las instalaciones semafóricas, además del repintado de marcas viales, suministro de señales o reposición de barreras.