Industria abre el plazo de solicitud de subvenciones al sector de la distribución comercial minorista en Cantabria

Comercio, compras, comprando
EUROPA PRESS
Actualizado 14/04/2012 12:52:48 CET

Se incluyen las inversiones en equipamiento informático e innovación tecnológica

SANTANDER, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio abre durante un mes el plazo de presentación de solicitudes de subvenciones al sector de la distribución comercial minorista en Cantabria, por una cuantía total de 1,5 millones de euros.

La convocatoria de ayudas está destinada a subvencionar las inversiones destinadas tanto a la realización de obras como a la adquisición de equipamiento, incluyendo todos los posibles conceptos de inversión para la adecuación y renovación de las empresas comerciales minoristas y las de servicios complementarios al comercio de Cantabria.

En concreto, la convocatoria tiene como finalidad incentivar las inversiones en obras de acondicionamiento y reforma de los establecimientos de venta al público; obras para eliminar barreras arquitectónicas; adquisición de equipamiento comercial y maquinaria para su utilización en el propio establecimiento, incluidas las inversiones en equipamiento informático e innovación tecnológica; e instalación de sistemas de seguridad, según la información consultada por Europa Press.

Las subvenciones podrán alcanzar hasta el 30% de los gastos subvencionables del proyecto de inversión, con carácter general, y hasta el 35% en el caso de que la solicitante se encuentre adherida a la Junta Arbitral de Consumo, y acredite pertenecer a alguna asociación de comerciantes debidamente registrada en el Registro de Asociaciones de Comerciantes de la Comunidad Autónoma de Cantabria, y hasta una cantidad máxima de 5.000 euros por establecimiento.

A su vez, los gastos subvencionables en concepto de instalación y configuración del equipamiento informático tendrán un límite de 300 euros por establecimiento.

En la valoración de las solicitudes se tendrán en cuenta criterios como la repercusión de las obras de accesibilidad en la eliminación de barreras; en la mejora de la imagen del comercio; en la instalación en la seguridad; y la repercusión del equipamiento informático en la modernización tecnológica.