Las nuevas instalaciones de IBL en el Polígono de Ambrosero utilizarán el calor solar en su climatización

Actualizado 02/02/2006 17:19:10 CET

Supone una inversión de 15 millones, financiada por Caja Cantabria a través de un convenio con la Consejería de Industria

SANTANDER, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las nuevas instalaciones en las que se ubicará la empresa IBL, en el Polígono de Ambrosero, se han diseñado teniendo en cuenta las necesidades de edificios sostenibles y por ello la climatización del edificio se ha realizado con una instalación geotérmica que aprovecha el calor del sol que se acumula en el suelo del jardín.

Esta instalación sustituye la tradicional caldera por una bomba de calor agua-agua conectada a unos tubos enterrados en el jardín exterior del edificio. El rendimiento de este sistema geotérmico es más de tres veces superior al de una caldera, es decir, que por cada kilowatio de energía eléctrica pagado se obtienen unos 3,5 kilowatios.

Este ahorro energético, que contribuye a cumplir con los requisitos del protocolo de Kyoto, está haciendo que este tipo de instalación geotérmica crezca a ritmos de más del 50% en muchos países europeos, según informó la compañía que se ha ocupado de la construcción de las instalaciones fabriles, Coperfil Group, especializada en la gestión y desarrollo integral de proyectos inmobiliarios y de construcción.

En las instalaciones se ha buscado crear una "edificación moderna, tecnológicamente avanzada y de gran calidad, que permitiera transmitir un mensaje de competitividad a nivel europeo". Además, se han cuidado los espacios de trabajo, tanto en las áreas de fabricación y almacenaje como en las destinadas a oficina.

Para lograr estos objetivos, se diseñó un edificio industrial de grandes dimensiones en el que destaca el uso de materiales exclusivos "que permiten la integración en el entorno con un bajo impacto paisajístico, la creación de zonas ajardinadas y un diseño muy cuidado".

El edificio ocupa una superficie de unos 15.000 metros cuadrados sobre una parcela de uso industrial de aproximadamente 22.000 y ha supuesto una inversión de 15 millones de euros.

55 EMPLEOS

La fábrica, que creará 55 puestos de trabajo, está destinada principalmente a la fabricación de tuberías para conducción de agua caliente para instalaciones de fontanería, calefacción y aire acondicionado y el almacenaje de los materiales producidos tanto en Ambrosero como en otras fábricas de la firma industrial, cuyo objetivo es convertir la nueva fábrica en el centro de distribución de su producción.

El proyecto ha sido financiado por Caja Cantabria, a través de una línea de financiación específica cuyo objetivo es potenciar el desarrollo de la actividad económica y empresarial en Cantabria, fruto de un convenio de colaboración entre la Consejería de Industria, Trabajo y Desarrollo Tecnológico y Caja Cantabria.

IBL pretende ser el primer fabricante de tuberías para agua caliente del sur de Europa, contando para ello con la tecnología de fabricación más avanzada, una experiencia de más de veinte años en el sector y la indudable ventaja de fabricar tanto las tuberías como los accesorios de unión.