Un 14% de usuarios de los cursos de orientación al empleo de Ayuntamiento encontraron trabajo antes de acabarlos

La concejal de Empleo, Promoción Económica y Comercio, Rebeca Escudero
AYUNTAMIENTO DE LAREDO
Actualizado 03/07/2012 20:45:03 CET

LAREDO, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un total de 21 de los 153 usuarios de las Acciones de Orientación Profesional para el Empleo y Asistencia al Autoempleo (OPEAS) promovidas por el Ayuntamiento de Laredo encontraron trabajo antes de la finalización del programa, lo que supone un 14 por ciento del total.

Así lo recoge la memoria explicativa de una iniciativa desarrollada entre diciembre de 2011 y junio de 2012 en colaboración con el Servicio Cántabro de Empleo, según ha informado en un comunicado el Consistorio.

Según los datos dados a conocer por la concejal de Empleo, Promoción Económica y Comercio, Rebeca Escudero, las colocaciones se produjeron, por igual, en los sectores industrial (6), de construcción (7) y de servicios (7), mientras que en el sector pesquero se registró una inserción laboral.

Por lo demás, un 98% de quienes se han beneficiado de este servicio finalizaron la intervención "con un resultado positivo".

El objetivo de este programa, que ha implicado la participación de una orientadora laboral y de un administrativo, ha sido facilitar al usuario las herramientas que permitan su inserción en el mundo laboral, tanto por cuenta propia como por cuenta ajena.

Para ello se ha proporcionado ayuda en la planificación de un Itinerario Profesional de Inserción; se les ha enseñado a valorar y analizar las demandas del mercado laboral acordes con las propias actitudes, habilidades y capacidades; se ha motiva al demandante para comprometerse con su propia búsqueda de empleo: y se han puesto a su alcance los recursos de formación, información y habilidades necesarias para conseguir su propia inserción.

Los destinatarios han sido demandantes de empleo inscritos en la oficina de Colindres, con prioridad a los perceptores de prestaciones por desempleo y a quienes acreditaban un nivel de cualificación de Graduado Escolar/ESO o inferior.

A lo largo del proyecto fueron atendidas 153 personas, realizándose con ellas un total de 549 tutorías indiviualizadas, a una media de tres sesiones por usuario.

Uno de los datos "más llamativos", según el Consistorio, ha sido el perfil de los usuarios, con 59 mujeres y 94 hombres -casi el doble- confirmando la tendencia en las estadísticas de desempleo de los últimos años. En cuanto a la edad, un 70% se encuadra en el rango entre los 25 y los 45 años.

RECICLAJE PROFESIONAL

Los responsables del programa han constatado que muchos de los usuarios provenían del sector de la construcción, en el que, años atrás, el trabajo estaba asegurado y bien remunerado, por lo que muchos comenzaron a trabajar al terminar la enseñanza obligatoria o incluso sin acabarla.

Muchas de estas personas manifiestan su interés en volver a estudiar, conscientes de la importancia cada vez mayor que tiene la formación y especialización en el nuevo panorama laboral. Como consecuencia de este hecho es notable el aumento sobre las cuestiones académicas que se han abordado en las tutorías, relativas a cuestiones como la equivalencia de títulos, las pruebas de acceso, convalidaciones, trámites, etcétera.

En cuanto al sector económico del que proceden los usuarios, mientras que los hombres pertenecían mayoritariamente al sector de la construcción y de servicios, las mujeres procedían casi exclusivamente de este último. También hay presencia del sector industrial, en el caso de los hombres ligados al metal, y en el de las mujeres a las industrias alimentarias (conserveras) con fuerte implantación en la comarca.

Junto a las tutorías personalizadas, se han llevado a cabo distintas sesiones de acciones grupales con una metodología activa y participativa, para potenciar al máximo la adquisición de habilidades, conductas y cambios de actitudes. Se ha buscado que los propios participantes fueran la fuente de la que emanan los contenidos y fueran los protagonistas del desarrollo de las acciones. Para ello, se utilizaron técnicas como la "tormenta de ideas", la interpretación de roles o el aprendizaje por observación.