El 60% de los cántabros está satisfecho con la sanidad regional y la educación

Actualizado 28/04/2011 17:45:48 CET

El AVE y el taxi son los dos medios de transporte que más valoran los ciudadanos de la comunidad

SANTANDER, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El 60 por ciento de los cántabros se muestra satisfecho tanto con los servicios sanitarios que recibe, como con la educación. Cantabria se sitúa de esta forma en la media nacional en la valoración de la sanidad, y algo por encima de la media en el caso de la educación.

Así se pone de manifiesto en el informe 'Agenda pública y satisfacción con los servicios públicos en el Estado autonómico', elaborado por la Agencia Estatal de Evaluación de las Políticas Públicas y la Calidad de los Servicios (AEVAL), organismo dependiente del Ministerio de Política Territorial y Administración Pública.

En el caso de la sanidad, lo que más valoran los cántabros es la atención primaria y hospitalaria (los ingresos), con niveles de satisfacción del 71% y 70% respectivamente, en ambos casos por encima de la media.

En cambio, según el informe, recogido por Europa Press, lo peor valorado son las consultas del especialista, con las que sólo se muestran satisfechos el 49% de los ciudadanos, frente a un 54% en el cómputo nacional.

En educación el índice de satisfacción entre los cántabros supera en tres puntos la media nacional (es del 57%), una diferencia que se acentúa de forma notable en lo que respecta a las escuelas infantiles y guarderías públicas, ya que el 75% de los cántabros están satisfechos con estos servicios, frente al 67% de los españoles.

Los cántabros también están bastante satisfechos con la enseñanza universitaria, así lo señala al menos el 71% de los entrevistados para elaborar este informe; y algo menos con la enseñanza primaria en los colegios públicos (62%).

Los niveles más bajos de valoración se dan en la Formación Profesional, con la que se muestran satisfechos el 58% de los encuestados; y sobre todo con los institutos públicos de secundaria, en los que el porcentaje de satisfechos baja al 47%, frente a una media nacional del 56%.

EL AVE, EL TRANSPORTE MÁS VALORADO

En lo que respecta al transporte, llama la atención que la valoración más alta de los cántabros es precisamente para el medio que aún no disfrutan en la región, el tren de alta velocidad. Así, el 80% se muestra satisfecho con este medio de transporte. En cambio, sólo un 69% está contento con los trenes de media y larga distancia; mientras que los cercanías son valorados por el 74% de los encuestados.

Por detrás del AVE, el medio de transporte que genera mayor satisfacción entre los cántabros es el taxi (así lo indica el 79% de los consultados), seguido del avión (77%) y el barco (70%). Las peores valoraciones se las llevan los autobuses interurbanos (sólo están satisfechos el 55% de los cántabros) y los autobuses urbanos (el 63%).

PRESTACIONES

El informe analiza además la opinión de los ciudadanos respecto a distintas prestaciones y la gestión realizada por ellas en la Comunidad Autónoma.

En este apartado, destaca la elevada valoración del cheque bebé, con el se declaran satisfechos el 74% de los consultados. En cambio, en el resto de prestaciones no se llega a superar la barrera del 40%.

Así, sólo un 28% de los cántabros se muestran satisfechos con las ayudas públicas a la rehabilitación de vivienda, y un 29% con las ayudas de la Ley de Dependencia. En lo que respecta a la renta básica de emancipación y las rentas mínimas o salarios sociales para ciudadanos con ingresos mínimos, el porcentaje de satisfechos es del 36% en ambos casos. Y, por último, el 39% de los entrevistados muestra su satisfacción con las becas al estudio.

SEGURIDAD CIUDADANA

Otros de los indicadores recogidos en el informe aluden a la percepción de inseguridad y ponen de relieve que los cántabros se encuentran entre los españoles que en menor medida citan este aspecto como un problema en su Comunidad Autónoma.

Dentro de los posibles problemas de inseguridad, los que más preocupan a los ciudadanos de la región son los robos o atracos en viviendas (lo señalan el 67% de los encuestados) y la droga (un 42%). En España, en cambio, las principales preocupaciones son el vandalismo (57%) y los robos o atracos callejeros (54%).