Absuelto el acusado de aturdir con alcohol a una menor y abusar de ella por falta de credibilidad

Publicado 20/02/2017 18:05:26CET

SANTANDER, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Cantabria ha absuelto al hombre acusado de aturdir con alcohol a una menor de 16 años, hija de la sobrina de su mujer, y abusar sexualmente de ella, al no haber concedido "suficiente credibilidad" a la declaración de la denunciante en el juicio.

La sentencia señala, además, que la denuncia no ha sido corroborada por "elementos ajenos" a la misma que vengan a confirmar los hechos objeto de la acusación.

En este sentido, señala que a la vista oral no se llevó el informe pericial emitido en su día ni a las personas (profesoras o miembros del centro en que estudiaba la menor) y que, supuestamente, habrían percibido un cambio significativo en su comportamiento, a quienes narró el incidente antes de denunciar.

Por todo ello, la Audiencia únicamente considera acreditada la visita de la menor al bar que regenta el acusado y su consumo de alcohol.

Precisamente tras el juicio, celebrado el pasado 12 de diciembre de 2016, la Fiscalía rebajó su petición inicial de pena para el acusado de 7 a 2 años, al aplicarle la atenuante de reparación del daño por haber ingresado los 6.000 euros de indemnización que le pedía.

Así, la sentencia sólo considera probado que el 13 de diciembre de 2014 la menor entró en la cocina del bar de Torrelavega regentado por el acusado, con el que mantenía una relación "cuasi-familiar".

El hombre le propuso tomar bebidas alcohólicas, "bajo la excusa de que la veía muy estresada", y le sirvió un combinado y dos chupitos de tequila hasta que ella le dijo que "se sentía mareada"

No consta, según la sentencia, que, en esos momentos, el acusado besase a la menor con ánimo libidinoso, ni que la agarrara e introdujera la lengua ni que le obligase a efectuarle una felación, tal y como denunció la chica.

En el juicio por estos hechos, el acusado aseguró que ambos mantenían una "relación de familiaridad", que ella le solía "contar sus problemas" que eran "muchos" y no sólo familiares sino "con todo el mundo".

También indicó que la joven acudió al bar aquel día y le "pidió de beber", algo que "no era la primera vez que hacía", pero le dijo que no le pondría "nada más", ante lo que ella "reaccionó mal y se puso furiosa".

La defensa del acusado solicitó su absolución al estimar que no había "prueba contundente" para imponer una condena por abusos sexuales, como así ha confirmado la Audiencia, que considera que "no consta que existiese ningún contacto, o intento de contacto, de carácter sexual susceptible de ser encuadrado en el tipo objeto de acusación".

Contra la sentencia cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies