Absueltos de castigos físicos a menores unos padres de acogida porque no se citó a declarar a las víctimas

Actualizado 04/12/2009 13:10:59 CET

El Ministerio Fiscal, querellante, no pidió la declaración de los menores

SANTANDER, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La falta de pruebas y la no comparecencia de los testigos en el juicio ha provocado la absolución de una pareja a la que se les acusó de impartir castigos físicos a cuatro hermanos menores de edad, a los que tenían en acogida familiar.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha absuelto de delitos de violencia doméstica a la pareja, un hombre y a una mujer, revocando así, contra el criterio del Ministerio Fiscal, una sentencia previa del Juzgado de lo Penal número 1 de Santander en el que se les condenaba a un año de prisión.

Ese fallo anterior consideraba probados los castigos físicos y los maltratos de los acusados, a quienes el Gobierno de Cantabria autorizó y formó para que participaran en el acogimiento familiar de cuatro hermanos menores de edad.

En concreto, dicha sentencia detallaba que entre junio y octubre de 2006 les sometían a maltratos psíquicos y castigos físicos, como baños con agua fría, colocarles hielo, o atarles a una silla hasta el punto de que uno de los menores sufrió lesiones en las muñecas.

Los acusados presentaron recurso alegando que la condena se apoyaba en testigos de referencia, es decir, que no presenciaron los hechos, y en que las pruebas quedaban desvirtuadas.

Así, se citó a declarar a terapeutas, tutores o psicólogos, pero no comparecieron los menores afectados, que "podían perfectamente haber acudido a juicio". La Audiencia señala que se ha "obviado radicalmente" su testimonio directo, e incide en que "ni la Fiscalía", que actuaba como querellante, lo solicitó así.

Al no comparecer, no se les pudo preguntar por parte de la defensa y el Juez no tuvo ocasión de escuchar personalmente sus testimonios.

Además, se aportaron fotografías que desmentían los malos tratos, y un informe del equipo de acogimiento que, en los seguimientos, no detectó indicios de estos hechos.

Igualmente un médico forense expuso que las lesiones pudieron haber sido producidas por las causas referidas por el menor o por otra cualquiera, como juegos, disputas o "golpes fortuitos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies