Absuelven a los seis acusados por el escrache al expresidente Diego en la UC

Diego declara en el juicio contra los acusados por el escrache en la UC
Europa Press - Archivo
Actualizado 24/05/2018 13:59:32 CET

La Fiscalía pedía multas por un delito de coacciones y una falta contra el orden público

SANTANDER, 24 May. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal nº 3 de Santander ha absuelto a los seis jóvenes acusados por el 'escrache' al entonces presidente de Cantabria, Ignacio Diego (PP), en un acto en la Universidad de Cantabria en febrero de 2014.

El fallo, notificado este jueves, declara las costas de oficio. La Fiscalía --única parte que ha ejercido la acusación contra los jóvenes--, pidió multas de 4.400 euros por un delito de coacciones y una falta contra el orden público por falta de respeto y consideración a la autoridad.

En el juicio, que se celebró el 25 de octubre y el 1 de diciembre del año pasado, el Ministerio Público modificó sus conclusiones y retiró el delito de daños en el vehículo de reacción policial que solicitaba para uno de los jóvenes ahora absueltos. En su lugar, consideró los daños una falta por la que solicitó para este joven una multa de 240 euros, frente al año de cárcel de la petición inicial.

Frente a ello, las defensas de los seis acusados solicitaron la libre absolución al considerar que la prueba y las declaraciones de los testigos en el juicio, entre ellos el propio Diego, no han desvirtuado la presunción de inocencia de los jóvenes.

Los hechos ocurrieron el 17 de febrero de 2014, cuando Diego fue invitado por el Consejo de Estudiantes de la UC (CEUC) a participar en un acto público bajo el lema 'Tengo una pregunta para usted' y en el que a estos jóvenes se les impidió acceder por parte de los servicios de seguridad.

Al concluir el acto, el expresidente cántabro salió por la parte trasera del edificio de las Tres Torres de la Universidad, donde sucedieron los hechos concretos por los que el fiscal les acusaba de del delito de coacciones y una falta contra el orden público.

Mientras los jóvenes defendían que fue una protesta "pacífica", Diego declaró que su actitud fue "agresiva" y el fiscal sostuvo que su intención era "impedir que Diego accediese a su vehículo y no protestar por no haber podido entrar al acto o en defensa de la educación pública".