El acusado de abusar de una amiga de su pareja cuando dormía dice que las caricias fueron "consentidas"

Juicio 7 Febrero 2012
EUROPA PRESS
Actualizado 07/02/2012 16:08:33 CET

La defensa admite como versión "alternativa" que el hombre se colara en la cama de la víctima cuando dormía porque estaba borracho

SANTANDER, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El acusado de abusar sexualmente de una amiga de su pareja cuando dormía ha negado este martes que penetrara a la chica y ha asegurado que las caricias y los besos fueron "consentidos". La defensa ha mantenido hasta el final esta versión, si bien ha planteado la alternativa de que el hombre podría haberse colado en la cama de la víctima y tocarla sin saber lo que hacía porque estaba borracho.

Al final del juicio, y durante la fase de conclusiones, el abogado de la defensa ha añadido a su primera versión, en la que mantiene que los hechos sucedieron como sostiene el acusado y por los que no aprecia "delito alguno" y pide su libre absolución, ha introducido otras dos versiones alternativas.

En una de ellas, el hombre, que la noche en que ocurrieron los hechos, la del 2 de mayo de 2010, salió con su pareja y con la víctima a las fiestas de Cabezón de la Sal, consumiendo él gran cantidad de alcohol. Posteriormente, cuando los tres llegaron a casa de la pareja, donde la denunciante iba a pasar la noche, el hombre, que estaba borracho y sin saber lo que hacía, se metió en la cama de la víctima cuando dormía.

Según esta versión alternativa, comenzó a tocarla "por encima de la ropa" sin llegar a penetrarle, manteniéndose la chica dormida hasta que la pareja del acusado, que estaba acostada en una habitación cercana, sorprendió al hombre en la cama de su amiga y comenzó a gritarles.

Para este caso, el abogado de la defensa ha mantenido que, según esta versión, se trataría de un delito de abuso sexual con penetración en grado de tentativa con lo que, a su juicio, correspondería imponerle una pena de un año de prisión.

Sin embargo, y como atenuante, pide que se tenga en cuenta que el acusado "ha reparado el daño" al pagar la totalidad de la indemnización de 6.000 euros que pedía la Fiscalía y la acusación particular y que actuaba bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

Como alternativa, la defensa cree que el acusado podría haber cometido un delito de abuso sexual sin penetración por el que ve justificado la imposición de una pena de 6 meses de prisión.

FUE "CONSENTIDO", SEGÚN EL ACUSADO

A pesar de estas dos versiones añadidas al final del juicio, la defensa mantiene como la principal la confirmada por el testigo. Según esta versión, él, su novia y la amiga de ésta, a la que no había visto anteriormente, salieron al mediodía del 1 de mayo de 2010 a la Feria de Abril de Cabezón de la Sal y estuvieron fuera de casa hasta las cuatro de la mañana (2 de mayo).

Durante la salida, el acusado reconoce haber bebido "mucho". Al poco rato de regresar a casa, la pareja del hombre se fue a acostar a la habitación porque estaba "muy cansada" y el acusado y la amiga se quedaron en el salón viendo la televisión.

Según el imputado, para el que la Fiscalía y la acusación particular piden 5 años de prisión por un delito de abuso sexual con penetración, cuando su pareja se fue, "enseguida" la chica y él comenzaron con "juegos íntimos y tocamientos", besos y caricias, incluyendo la zona genital.

"Uno no sabe muy bien como empiezan las cosas, pero surgen", ha señalado el hombre, quien ha explicado que, ya desvestidos de cintura para abajo y cuando las caricias comenzaron a hacerse "más íntimas y profundas", fueron "a terminar" a la habitación.

Allí, encima de la cama, continuaron con juegos y tocamientos --pero no penetración-- y es cuando su pareja "les sorprende" y, "muy nerviosa", comienza a chillarles, recriminándoles su actitud e insultándoles. "En todo momento fueron consentidos", ha insistido.

Según su versión, él se fue al salón y dejó discutiendo en la habitación a ambas mujeres. Concretamente, su pareja amenazó a su amiga con "contar a todo el pueblo" lo que ha hecho, algo que --ha dicho-- "preocupó" a la chica pues años atrás también se había "metido en medio" de una pareja de la misma localidad, algo "muy conocido" y que tuvo "mucha trascendencia" y por el que, incluso, llegó a ser agredida por un familiar de una de las partes.

El hombre ha relatado que, tras la discusión, y después de disculparse con su pareja y mantener que "no sabía lo que había pasado" pues "se habían dejado llevar", le pidió que no contara nada de lo sucedido en el pueblo. Posteriormente, la chica habló con alguien por teléfono y se fue de la casa.

El acusado ha señalado que, tras estos hechos, la relación con su pareja "se enturbió un poco" pero intentaron continuar, para lo que llegaron incluso a ir a terapia de pareja "porque había sido infiel". Sin embargo, no consiguieron superarlo y dejaron la relación unos meses, aunque ahora están juntos de nuevo.

"SUEÑO PROFUNDO"

La versión aportada por la chica en su denuncia y durante la fase de instrucción no coincide con la del imputado, pues se sostiene que el hombre se metió en su cama cuando estaba dormida y se despertó cuando éste le estaba penetrando.

Sin embargo, en el juicio de este martes, que se ha celebrado en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, la declaración de la víctima ha sido a puerta cerrada, oculta del acusado tras un biombo.

En la vista, han declarado como testigos la hermana de la víctima, que acudió a Cabezón de la Sal a buscarla tras los hechos y, posteriormente, le acompañó al Hospital de Sierrallana de Torrelavega para ser examinada; la tía de la chica, que fue la que esa misma noche le aconsejó ir a una centro sanitario, y la pareja del acusado.

La hermana de la denunciante ha narrado que su hermana le llamó "muy nerviosa" para contarle lo sucedido cuando todavía estaba en casa de la pareja y, desde el primer momento, le contó que el novio de su amiga se había metido en su cama cuando dormía y le había penetrado sin que ella se diera cuenta.

Además, tanto ella como su tía han mantenido en el juicio que la víctima tiene un "sueño profundo". "A todos nos llamaba mucho la atención en la familia", ha asegurado la tía de la víctima al ser cuestionada por la defensa sobre el modo de dormir de la denunciante y si era posible que no se hubiese dado cuenta de lo que estaba sucediendo.

Durante el juicio, la hermana y la tía de la denunciante ha negado que presionaran a la chica para que denunciara los hechos y han asegurado que, aunque "dudaba" y "tenía miedo" de hacerlo, la decisión fue suya. "Estaba decidida pero le daba miedo, jamás le oí decir que no quería hacerlo", ha señalado la tía.

Por su parte, la pareja del acusado, ha asegurado que, cuando "se desveló, vio que su novio no estaba en la cama y fue a buscarlo. Entró en la habitación de su amiga "porque vio unos bultos" y sorprendió al imputado y a la denunciante "abrazados y besándose" y ha asegurado que, por lo que observó, las caricias eran "consentidas".

Además, ha negado que la chica dijera en esos momentos que el hombre se había metido en su cama cuando dormía y le había penetrado. Según ha dicho, ésta sólo decía: "perdón, perdón, perdón. Nos hemos dejado llevar".

RELATO "CREÍBLE"

En el juicio, han declarado varios peritos que atendieron a la víctima que su relato cumplía los "criterios de credibilidad" y presentaba unos síntomas "compatibles" con los hechos que narraba.

Desde entonces, la mujer tiene miedo a salir de su casa, circunstancia que ha afectado a sus relaciones sociales y a su predisposición a tener pareja, aunque no a su trabajo y actividades habituales en el tiempo libre.

Además, precisó tratamiento terapéutico en el Centro de Asistencia e Información a Víctimas de Violencia de Género del Gobierno de Cantabria durante al menos cuatro meses.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies