Adic reclama al Ayuntamiento que la Bandera de Europa ondee de forma indefinida y en un lugar "digno"

Actualizado 25/12/2009 18:39:37 CET

La asociación critica que se aspire a la capitalidad europea "refugiándose en el nacionalismo más local y reduccionista"

SANTANDER, 25 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria (ADIC) ha reclamado al Ayuntamiento de Santander que la Bandera de Europa ondee en la cuidad de forma indefinida, no sólo durante la Presidencia de España de la Unión Europea (UE), y en un lugar "digno", del mismo modo que lo hacen las banderas "gigantes" de España que el equipo de gobierno (PP) "ha plantado a lo largo de la capital" cántabra.

Así lo reclamó la agrupación cantabrista tras conocer el acuerdo municipal de colocar una bandera de la UE en un lugar emblemático de Santander durante el mandado español.

Ante este anuncio del Consistorio, ADIC demanda que esa "vocación europeísta", --vocación "tan recurrente" en los últimos meses--, se "demuestre" manteniendo dicho símbolo de manera indefinida.

En un comunicado, la asociación mostró sus "dudas" acerca de que "esa disposición favorable a la identidad europea sea cierta", pues, según manifestó, "sólo hay que ver la avalancha de perennes banderines de España que le ha dado por plantar al equipo de gobierno municipal (PP), al tiempo que anunciaba la candidatura a Capital Europea de la Cultura" de Santander.

"Después de haberse iniciado el camino para aspirar a ser Capital Europea de la Cultura --sostiene ADIC-- resultaba un tanto contradictorio el anunciar dicha candidatura a un proyecto claramente europeísta mientras cada espacio significativo de la ciudad se nutría de los elementos recurrentes del nacionalismo español".

Esto evidencia, a juicio del colectivo cantabrista, un "alto grado de incoherencia", por "aspirar a la globalidad europea, refugiándose obsesivamente en el nacionalismo más local y reduccionista", que "indudablemente" han manifestado el equipo de gobierno de Iñigo de la Serna, y el de su predecesor en el cargo, el también alcalde 'popular' Gonzalo Piñeiro.

"Cantabria, y Santander en particular, siguen padeciendo un altísimo grado de alejamiento tanto de los valores cántabros como de los europeos o universales", subrayó ADIC, para denunciar que tanto en la región como en la capital "la única vocación que se potencia de facto es la española, marginando o reduciendo a la mínima expresión cualquier otro tipo sensibilidades, presencias, culturas, identidades, símbolos...".

Así, la presencia "constante" de simbología europea en Santander sería una muestra de que esa "tendencia reduccionista y aislacionista de nuestra clase política empieza a cambiar, y que puede hacer de Santander un lugar más abierto y cosmopolita, justo lo que hoy no es".

"Si el equipo de gobierno municipal coloca un banderín europeo sólo durante seis meses, de dimensiones ridículas y en el extrarradio de la ciudad, se verá bien a las claras cuál es la vocación europea y cosmopolita de Santander, sobre todo si se contrasta con Puertochico o Las Llamas", concluyó ADIC.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies