La Agencia Tributaria rebaja un 15,73% el coeficiente fiscal del catastro a los ayuntamientos

Actualizado 29/12/2009 14:07:27 CET

Se aplican a impuestos como el de transmisiones o sucesiones y se rebajan para adaptarse a la situación del mercado inmobiliario

SANTANDER, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Cántabra de Administración Tributaria rebajará el año que viene en un 15,73% de media el coeficiente que se aplica en los ayuntamientos sobre el catastro para calcular el pago de determinados impuestos, como el de transmisiones, actos jurídicos documentados o sucesiones y donaciones.

Es una medida que se enmarca dentro de los ajustes que se vienen haciendo para adaptar la situación fiscal de las viviendas a la realidad del mercado inmobiliario y que tendrá una repercusión directa sobre la carga tributaria que soportan los ciudadanos, según subrayó en rueda de prensa el consejero de Economía y Hacienda del Gobierno cántabro, Ángel Agudo.

Desde la Consejería de Economía se precisa que la carga tributaria que pagan los contribuyentes no es lo mismo que los tipos que se apliquen, y se señala que puede darse el caso de una bajada de tipos pero con subida de la carga tributaria, algo que no se hace con esta medida.

El objetivo de los coeficientes es determinar el valor real de los inmuebles a efectos del pago de los impuestos. Desde su introducción, en 2007, los coeficientes han experimentado distintas modificaciones, incorporando por ejemplo las declaraciones de valor de los propios contribuyentes, y las valoraciones de otras administraciones, como el catastro, o de colectivos sociales, como agencias inmobiliarias, sociedades de tasación, notarios y registros de la propiedad.

La modificación actual trata de reflejar la bajada en el precio de la vivienda consecuencia del "derrumbe" del sector inmobiliario en los últimos años y por tanto, experimentará "actualizaciones" en un futuro en función de su evolución.

Ahora, para 2010 se fija un coeficiente de ajuste del 0,95 para todos los ayuntamientos, y se impone un límite máximo del 1,8 sobre el valor del mercado, inferior al 2 que correspondería por ley y que además se rebajará por otras vías de ajuste y ponderación.

En consecuencia, todos los municipios de la región experimentarán una bajada en el coeficiente multiplicador del valor catastral, un descenso que se sitúa en una media del 15,73% respecto al de este año 2009.

En cualquier caso, la aplicación de esta figura es voluntaria, es decir, se puede informarse de ella a través de Internet y si no esta conforme, solicitar una valoración distinta. Y el Gobierno se compromete a que sea un tope máximo. "El contribuyente nunca pierde", valoró Agudo.

El director de la Agencia Cántabra de Administración Tributaria, Pedro Pérez Eslava, señaló que esta medida no tiene fines "recaudatorios", sino que tiene entre sus objetivos acercarse a ciudadanos y modernizar la administración.

Para 2010, se excluyen de la orden de los coeficientes del valor catastral las viviendas cuyo valor resultante supere los 400.000 euros.

BAJADAS

La bajada será distinta en cada ayuntamiento, si bien oscilan entre el 5 y el 20%, siendo la mayoría de entre el 15 y el 20%. Los municipios donde más bajada se produce son Piélagos (-28,16%), Bareyo (-25,06%), Suances (-24,64%), Ruiloba -(24,58%), El Astillero (-22,29%), Marina de Cudeyo (-20,98%), Guriezo (-20,44%) y Corvera de Toranzo (-20,23%).

No obstante, hay ayuntamientos en los que se producen nuevas ponencias, es decir, donde se ha dado una revisión del catastro. Son los de Bareyo (con un descenso del 25,06% en el coeficiente), Santander (-15,27%) y Santa María de Cayón (-4,39%).

En las localidades con mayores poblaciones, superiores a los 25.000 habitantes y donde más transacciones se producen, las bajadas oscilan entre el 12,10% de Camargo y el 18,43% de Torrelavega, pasando por el 17,75% de Castro Urdiales.