Alcaldesa de Santander despide al auxiliar de Ganemos por no ir a trabajar en 11 meses

Pleno extraordinario del Ayuntamiento de Santander
EUROPA PRESS
Actualizado 13/12/2017 18:24:44 CET

Igual critica que Yáñez-Barnuevo lo ha estado "encubriendo" y tiene una "responsabilidad moral y política"

SANTANDER, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha despedido al auxiliar de la portavoz de Ganemos Santander Sí Puede, Tatiana Yáñez-Barnuevo, por no presentarse a su puesto de trabajo en el Ayuntamiento desde que firmó su contrato en enero, es decir, once meses en los que no ha cumplido con sus labores pero durante los que sí ha cobrado.

El despido, ejecutado a través de una resolución de la Alcaldía, se publicó este martes en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) después de un largo proceso de "control" por parte de los ordenanzas municipales quienes, tras detectarse que el auxiliar no acudía a trabajar, se han encargado de registrar las ausencias de éste durante todos estos meses.

La regidora municipal ha lamentado que esta persona, cuya ausencia ha estado "encubriendo" Yáñez-Barnuevo ejerciendo ella misma de auxiliar, "ha estado llevándose un dinero del Ayuntamiento que no le correspondía" y, de no ser así, ha manifestado que espera que aparezca para "dar explicaciones", ante las que "todos los santanderinos estaremos expectantes".

Mientras tanto, además del despido, los servicios jurídicos municipales están estudiando todas las acciones que se pueden llevar a cabo tanto para evitar que esto vuelva a suceder como, para "si es posible", reclamar a Seguido que devuelva el dinero que cobrado del Consistorio hasta el mes de noviembre (el sueldo de once meses más la paga de verano, lo que asciende más de 6.700 euros netos).

DE LA CONTRATACIÓN AL DESPIDO

La alcaldesa ha detallado que ese auxiliar, que se llama Francisco Seguido y que tiene fijada su residencia en Toledo, fue propuesto por Yáñez-Barnuevo cuando pasó a ser portavoz del Grupo Ganemos tras la expulsión de Antonio Mantecón, ahora edil no adscrito, de esa formación.

Debido a su representación municipal, el grupo Ganemos, el hasta hace poco grupo municipal de Ciudadanos y el concejal de Izquierda Unida, Miguel Saro, se repartían un puesto a auxiliar prorrateado. Así, al de Yáñez-Barnuevo le correspondía un 40% de la jornada laboral con un sueldo anual 8.723 euros brutos, en 14 pagas (623,11 euros brutos, 564,51 netos).

Igual ha explicado que este auxiliar, al igual que los del resto, es designado por el portavoz del grupo pero contratado por la Alcaldía y que, antes de tomar posesión de su cargo, hizo una consulta sobre si podía desarrollar su trabajo desde su domicilio y se le comunicó que no era posible ya que, como persona contratada por el Ayuntamiento, tenía que trabajar en el mismo.

A pesar de ello, Seguido no ha aparecido "nunca" por el Consistorio más que el día en que tomó posesión y firmó el contrato de trabajo. "Pasa el tiempo y nadie conoce a esa persona, nadie la ha visto por el Ayuntamiento y desde Conserjería se empieza a llevar un control de las notificaciones que se entregan al grupo", ha indicado.

La alcaldesa ha asegurado que fue "una sorpresa" el hecho de que no fuese posible "nunca" contactar con esta personas para entregarle ninguna notificación por lo que, desde el Ayuntamiento, se intentó contactar con él para recordarle sus obligaciones con cartas notificadas a su domicilio de Toledo.

Como marca la ley, se le remitieron tres notificaciones certificadas que nunca fueron entregadas al estar "desaparecido" y, tras ello y también según la legalidad, se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) un aviso para que esta personas acudiese al Ayuntamiento de Santander a recoger la notificación.

"NO PODEMOS PERMITIR QUE SIGA COBRANDO"

Pasado el plazo de diez días hábiles y al no aparecer, la propia alcaldesa ha procedido a su despido con "la completa seguridad que ni está en el Ayuntamiento y está ilocalizable". "No podemos permitir ni un minuto más que siga cobrando dinero de este Ayuntamiento, por eso le ceso", ha añadido.

"No es justo ni vamos a consentir que alguien cobre por no venir a trabajar", ha enfatizado Igual, que ha manifestado que el único contacto que tiene el Consistorio de esa persona "es su número de cuenta para pagarle".

Todo este proceso de control, notificaciones y despido, se ha hecho con "el conocimiento" de Yáñez-Barnuevo. "Ha tenido conocimiento en todo momento, por escrito, y no se ha puesto en contacto en este tiempo con nadie del equipo de Gobierno, ni con el departamento de Personal, Jurídico o Contratación", ha criticado Igual.

YÁÑEZ-BARNUEVO LO HA ENCUBIERTO

Así, la alcaldesa ha lamentado que Yáñez-Barnuevo ha estado "encubriendo la ausencia del auxiliar" y ha tachado de "muy dudoso contenido moral" que, teniendo conocimiento de la situación, ella no haya reaccionado de otra manera. En este punto, ha criticado que la portavoz de Ganemos se dedique en los plenos a reclamar ciertas acciones "morales" y en esta situación "haya reaccionado así".

No obstante, ha reconocido que, ante estos hechos, Yáñez-Barnuevo sólo tiene "una responsabilidad moral y política", ya que la relación contractual de esa persona era con el Ayuntamiento, pero "deberá dar sus explicaciones aunque al margen de la legalidad".

En este punto, de hecho, Igual ha indicado que a la portavoz de Ganemos le sigue correspondiente un auxiliar al 40% y, "en cuanto comunique la persona propuesta, esta alcaldesa la contratará, pero espero que la elija con la responsabilidad que debe".

Por ello, además del despido del auxiliar de Ganemos, los servicios jurídicos del Consistorio están estudiando "absolutamente todas las medidas para no volver a permitir lo que ha sucedido" y, entre ellas, la reclamación de las cantidades abonadas desde enero a Francisco Seguido, dinero que es "de todos los santanderinos".

"Deberían haberse sentido abochornados no por la cuantía sino por el comportamiento", ha apostillado Igual, que ha lamentado que esto ha derivado en una situación que "no es habitual" en el Ayuntamiento en la que los ordenanzas han tenido que estar registrando, con "días y horas", las ausencias de ese señor.

La alcaldesa ha manifestado que no les gustaría que por "esta manzana podrida" puedan verse afectados el resto de trabajadores y funcionarios del Consistorio. "Es la primera vez que nos hemos en visto en esta situación con la obligación unilateral de despedir a una persona que no aparece, no sabemos quien es y solo cobra", ha apostillado.