AMPL Un carril reversible de 23 km aliviará el tráfico de la A-8 entre Cantabria y Vizcaya desde la próxima Semana Santa

Actualizado 29/11/2010 15:59:43 CET

Se utilizará en puentes, vacaciones y fines de semana de verano y se calcula que permitirá ahorrar 384.000 litros de combustible al año

SANTANDER, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

A partir de la próxima Semana Santa se pondrá en marcha un carril reversible de 23 kilómetros en la Autovía del Cantábrico (A-8) que permitirá aliviar el tráfico entre Cantabria y Vizcaya. Previamente, pero ya en 2011, se realizarán algunas pruebas para ver cómo funciona la medida, impulsada conjuntamente por la Dirección General de Tráfico (DGT) y el Departamento de Interior del Gobierno vasco.

La idea inicial es que este carril se utilice en vacaciones, puentes y los fines de semana de verano (de junio a septiembre). Permitirá añadir un carril adicional en sentido Cantabria los viernes o los días de inicio de la operación salida, y lo mismo en sentido Vizcaya los domingos y días de operación retorno.

En aquellos tramos donde la autovía tiene sólo dos carriles en cada calzada, implicará dejar un único carril de marcha en el sentido inverso, en el que hay menos tráfico en esos momentos.

El carril discurrirá desde el kilómetro 130, en la zona de Ugaldebieta (Vizcaya), muy cerca del enlace con la Autovía Supersur, hasta el kilómetro 153, a la altura del enlace de Cérdigo (Cantabria), justo después de los túneles de Islares en dirección Vizcaya.

El delegado del Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez, y el jefe provincial de Tráfico en Cantabria, Serafín Sánchez, han presentado el proyecto en rueda de prensa en Santander, justo a la misma hora a la que también comparecía en Bilbao el consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, para dar cuenta de la medida.

Para elaborar este proyecto se han realizado 17 estudios sobre el flujo de vehículos en fines de semana y en operaciones especiales, así como dos estudios de simulación del comportamiento de flujos de circulación.

Esos estudios han puesto de manifiesto que en el fin de semana del pasado 4, 5 y 6 de junio, por ejemplo, se registraron casi 4.000 vehículos a la hora el viernes en dirección a Castro Urdiales, y prácticamente los mismos en dirección Bilbao el domingo. Concentraciones de 2.000 vehículos a la hora en autovía ya se consideran congestión, lo que da una idea de la saturación de este tramo de la A-8. Y se calcula que un carril reversible tiene capacidad para unos mil vehículos a la hora.

CARACTERÍSTICAS Y LIMITACIONES DEL CARRIL

La solución que se va a adoptar es este carril reversible en un tramo de 23 kilómetros, que se abrirá en el inicio del fin de semana, puentes festivos o vacaciones, en sentido Santander, mientras para la vuelta de los domingos o fin de vacaciones, se habilitará en sentido Bilbao.

En concreto, la intención es abrir el carril en sentido Cantabria los viernes o días de salida entre las 14.00 y las 21.00 horas. Para la vuelta, la franja horaria de apertura del carril reversible en sentido Bilbao sería entre las 16.00 y las 22.00 horas de los domingos o días de regreso masivo.

No obstante, son horarios estimativos, ya que en todo momento las autoridades de Tráfico de ambas comunidades decidirán la utilización del carril reversible en función de las necesidades.

Por este carril podrán circular sólo motos y turismos, a una velocidad de entre 60 y 80 kilómetros por hora, y con las luces de cruce encendidas. Una vez se entra en él, no se puede abandonar hasta el final de los 23 kilómetros. Para casos de accidente o avería en el carril reversible se han previsto medidas de apoyo.

Además, en los primeros días que se ponga en marcha el operativo, se reforzará de manera especial la presencia policial y se realizará una campaña informativa.

Se confía en que la medida funcione, porque las experiencias de este tipo en toda España --normalmente en los accesos a grandes ciudades-- son óptimas, según ha precisado Serafín Sánchez. La diferencia en este caso es que afecta a dos administraciones, la estatal, competente en materia de tráfico en el territorio cántabro; y la administración vasca, que tiene transferidas estas competencias.

AHORRO EN TIEMPO, COMBUSTIBLE Y EMISIONES

El coste estimado para ampliar el paso de mediana y para la señalización y balizamiento del carril asciende a 420.000 euros, y el ahorro que va a suponer se calcula en más de 2 millones de euros, unos 100.000 euros cada vez que se utilice, que se calcula que será unas 20 veces al año.

Medido en otros indicadores, cada fin de semana que se ponga en marcha este carril los conductores ahorrarán 7.642 horas y 19.210 litros de combustible. Al cabo del año el ahorro será de 152.840 horas y más de 384.000 litros de combustible. Además, se reducirán un 54,44% las emisiones de CO2.

El delegado del Gobierno en Cantabria ha señalado que el objetivo de aliviar el tráfico en este zona no es "fácil" y ha resaltado que ha hecho falta la "implicación" de diferentes organismos e instituciones para llegar a este proyecto, que quiere "paliar en lo posible los atascos".

Según ha recordado, el actual Gobierno vasco, poco después de su toma de posesión, se puso en contacto con la Delegación del Gobierno para elaborar un estudio y poner en marcha medidas que mejorasen esta situación.

Ibáñez ha agradecido el trabajo realizado por los departamentos de tráfico del Estado y de Euskadi para llegar a esta solución, así como la colaboración de la Demarcación de Carreteras en Cantabria y de la Guardia Civil de Tráfico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies