El PP reclama al Gobierno la "inmediata" solución del conflicto y pide "generosidad" al comité de huelga

Actualizado 22/01/2007 15:02:45 CET

Sáenz de Buruaga asegura que las reivindicaciones de los médicos "no quiebran ni ponen en riesgo la sostenibilidad del sistema"

SANTANDER, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

La secretaria general del PP, María José Sáenz de Buruaga, reclamó hoy al Gobierno regional que haga todos los esfuerzos necesarios para llegar a un acuerdo que permita poner fin de inmediato a la huelga indefinida de médicos, de la que hoy se cumple una semana, y si para ello tiene que "cambiar de interlocutores, que lo haga", dijo tras afirmar que en estos momentos "los ultimátum son inadmisibles".

Al mismo tiempo, pidió "generosidad" al comité de huelga del Sindicato Médico para llegar "cuanto antes" a un acuerdo que ponga fin al conflicto, un acuerdo que "aunque no asuma todas sus reivindicaciones, permita restablecer la normalidad" en la sanidad pública cántabra.

La secretaria general de los 'populares' cántabros realizó estas afirmaciones en rueda de prensa después de reunirse con el comité de huelga, al que ofreció "un compromiso firme y la garantía de que ese acuerdo llegará -dijo- cuando el PP gobierne dentro de unos meses la Comunidad Autónoma".

Sáenz de Buruaga manifestó su "máxima preocupación" porque el conflicto "parece más enquistado que nunca y parece que la solución se aleja". Denunció además la "irresponsabilidad" de los responsables políticos y en particular del presidente del Gobierno regional, Miguel Angel Revilla, que en su opinión, "pasa de la sanidad, de la huelga y de sus consecuencias".

"Anda ocupado en abochornarnos en otro tipo de acontecimientos", afirmó la dirigente del PP, quien reprochó a Revilla que "no haya tenido la responsabilidad de sentarse con el colectivo, escucharle y mediar". Sáenz de Buruaga añadió que mientras la consejera de Sanidad, Charo Quintana, "no va a las mesas de negociación" pero no duda en "desprestigiar" a aquéllos con los que debe negociar, el presidente y la vicepresidenta, Lola Gorostiaga, "no están, no reciben y no se ponen".

SOSTENIBILIDAD DEL SISTEMA

La secretaria general de los 'populares' cántabros se mostró convencida de que las reivindicaciones de los profesionales sanitarios "no quiebran ni ponen en riesgo la sostenibilidad del sistema" y opinó que el Gobierno utiliza este argumento como "excusa falsa y demagógica".

Al mismo tiempo, afirmó que las principales discrepancias entre la Administración y el comité de huelga "no son económicas sino de carácter conceptual", y aseguró estar "bastante más cerca" de los conceptos que propone el comité de huelga que los que defiende la Consejería de Sanidad. En este sentido, los 'populares' "no ven ningún problema" en la puesta en marcha del Consejo de la Profesión Médica o en la "necesaria reordenación" de la carrera profesional, de forma que sea "universal (para todos), irreversible, realista y que prime verdaderamente la labor asistencial del profesional.

Para el PP, la huelga indefinida es "la triste consecuencia" del "fracaso" de la política sanitaria del Gobierno, de su "incapacidad de negociar y acordar mejoras" y de su empeño en "incumplir y dinamitar" el Acuerdo Marco para la Mejora de la Sanidad que el anterior Gobierno del PP firmó con todas las organizaciones sindicales en agosto de 2002, un acuerdo que abordaba las cuestiones que hoy son objeto de conflicto, como el desarrollo de la carrera profesional y el complemento específico, añadió Sáenz de Buruaga.

"Si este acuerdo se hubiera desarrollado y cumplido, hoy no estaríamos en la situación en la que estamos", afirmó la dirigente del PP, quien subrayó que el PP ha mantenido una actitud "extremadamente responsable, leal y prudente" desde que se desató el conflicto el pasado mes de noviembre, optando por "no interferir en la negociación y por esperar prudentísimamente una solución que al parecer no llega".

Sáez de Buruaga criticó la "incapacidad y falta de voluntad negociadora" del Gobierno, "que pretende eludir su grave responsabilidad y dice cosas como que a partir de ahora la responsabilidad de la huelga es de otros". Al mismo tiempo, mostró su preocupación por la "gravedad" de una situación que "amenaza con prolongarse".

En este sentido, señaló que en los paros de noviembre y diciembre se suspendieron más de 400 operaciones y 6.000 consultas, y con el comienzo de la huelga indefinida, el pasado lunes día 15, "cada día que pasa supone una media de 75 operaciones y 1.500 consultas aplazadas", con las "graves consecuencias" que ello supone para el sistema sanitario y para los ciudadanos.

PRIORIDAD POLÍTICA

La secretaria general del PP explicó que su partido ha querido mantener una reunión con el comité de huelga para demostrar que "si Quintana, Gorostiaga y Revilla no se sientan, no escuchan y no están", los máximos responsables del PP, que es "la única alternativa de Gobierno" en Cantabria, "sí se sientan, sí escuchan y sí están" porque la sanidad es "nuestra prioridad política", agregó.

Sáenz de Buruaga explicó que en la reunión con el comité de huelga, "he visto a un colectivo al que ir a la huelga le cuesta mucho y que ha agotado las vías posibles para evitarlo; un colectivo cansado de la indiferencia y la falta de compromiso y de verse insultados por los representantes de una Administración enrocada que piensa que ceder es perder", dijo.

Agregó que "lo que pone en riesgo la sostenibilidad del sistema" no son las mejoras para los profesionales sanitarios, sino la "ineficacia" del Gobierno, que "arrastra las listas de espera más penosas, escandalosas e inadmisibles de la historia de Cantabria y del contexto nacional"; el "despliegue" de cantidades "millonarias en publicidad y propaganda"; y la "incapacidad" del Gobierno de "ir a Madrid a exigir el desfase" del Plan Director de Valdecilla, que es consecuencia de su "caótica gestión", apostilló.

Por todo ello, el PP ha ofrecido al comité de huelga "el compromiso firme y la garantía de diálogo para la consecución de acuerdos cuando el PP gobierne, dentro de unos meses, la Comunidad Autónoma". En este sentido, afirmó que si el PP vuelve al Gobierno tras las elecciones de mayo, "abordará inmediatamente la negociación de estas cuestiones y dará una solución negociada, buena para los profesionales, para la sanidad y para todos los cántabros", dijo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies