El área de servicio de la A-8 en El Haya-Solares deberá someterse a evaluación de impacto ambiental

Publicado 06/10/2017 9:30:40CET

SANTANDER, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El proyecto del área de servicio de Jesús del Monte, en el tramo El Haya-Solares de la Autovía A-8 del Cantábrico deberá someterse a evaluación de impacto ambiental ordinaria, según determina el informe de impacto ambiental de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, cuya resolución se publica hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Esta tramitación es necesaria puesto que Medio Ambiente considera "previsible" que dicho proyecto "vaya a producir impactos adversos significativos" en el medio ambiente.

Se propone construir el área de servicio en la margen derecha del punto kilométrico 190,100, en el municipio de Ribamontán al Monte. Concretamente el proyecto se emplaza entre los enlaces de Praves y Anero, ocupando el actual área de descanso de la Autovía A-8 situada junto a la localidad de Anero.

En el área se ubicará una zona dedicada al abastecimiento de combustibles y otra relacionada con el ocio-descanso. Las edificaciones previstas son una estación de repostaje de vehículos, un taller de reparaciones, un hotel-restaurante y un puesto de Cruz Roja y Guardia Civil.

Por lo que se refiere a las características del potencial impacto, según el informe emitido por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, el documento ambiental sometido a consultas no permite evaluar en profundidad las posibles alteraciones derivadas del funcionamiento del proyecto sobre el estado de las masas de agua afectadas.

El documento ambiental califica como "severos e irreversibles" los efectos ambientales que tendrían los episodios de contaminación de aguas superficiales y subterráneas derivados de posibles derrames y fugas de hidrocarburos y aceites procedentes del funcionamiento de la estación de repostaje de vehículos.

El proyecto se localiza a 250 metros de una toma de agua en el manantial de Aguanaz que abastece a varias poblaciones de Ribamontán al Monte, lo que implica que una eventual contaminación de las masas de agua que alimentan este manantial tendría una repercusión directa sobre la calidad de las aguas destinadas a consumo humano. Por tanto ,resulta necesario abordar una evaluación de riesgos ante episodios de contaminación por fugas o derrames durante el funcionamiento del área de servicio, así como un protocolo de actuación en respuesta a estas situaciones.

La resolución indica que estos aspectos no han sido convenientemente valorados en el documento ambiental, y son situaciones que aunque sean accidentales es preciso evaluar.

Además, el documento ambiental no precisa las condiciones del vertido procedente de la estación depuradora actualmente existente en el área de descanso, no constando en según el informe del organismo de cuenca la existencia de autorización de vertido en vigor.

Tampoco está "suficientemente detallado" que se cumpla que los efluentes procedentes de la estación depuradora proyectada se conducirán hacia el colector de salida de la depuradora actual existente junto al área de descanso.

Se plantea el vertido de aguas pluviales sobre una dolina. Aunque se plantea el relleno de la cavidad kárstica con material drenante, no se ha realizado una evaluación del impacto residual sobre la hidrología subterránea una vez aplicada, aspecto indicado por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico en su informe.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies